BARAHONA: Desfalco en el Consorcio Azucarero Central debe ser investigado

0 comments
TOMADO DE ARMARIO LIBRE

BARAHONA: Desde hace más de un mes, el Grupo de Comunicaciones Armario Libre maneja la información, no oficial, que en el Consorcio Azucarero Central (CAC), arrendatario del ingenio Barahona, se habría producido un desfalco superior a los 92 millones de pesos, robo hecho por sus propios ejecutivos.

De este desfalco nos han llegado varias cifras, desde los 90 millones de pesos hasta más de 100 millones, sin embargo, al parecer, la cifra podría estar rondando un poco más de RD$90 millones; mucho dinero para una empresa, manejada en su gran mayoría por guatemaltecos, colombianos y dominicanos, siendo estos últimos muy ínfima la cantidad de ejecutivos.

El CAC es una empresa que les debe doler a todos los sureños, porque es la que mayor empleo aporta a las provincias de Barahona, Bahoruco e Independencia.

Es preocupante que dos sectores a lo interno del Consorcio Azucarero Central, dicho sea de paso, familia, se dividan de una forma tal, que afecte hasta el buen manejo del emporio azucarero, que en los primeros 15 años había dejado grandes beneficios a los arrendatarios.

Es más preocupante aún, que el robo no haya sido judicializado, según explicaciones, para evitar un escándalo público, mientras las informaciones sobre lo sucedido no fluyen. Es como un auto-robo en silencio, o es que no quieren seguir afectando a uno de los grandes ejecutivos, que según una fuente, tendría sus días contados.

En las investigaciones de lo sucedido se han violado derechos de privacidad de los empleados, ya que según informes, se han colocado micrófonos y cámaras en los departamentos, muchos han tenido que renunciar a sus puestos, pero al mismo tiempo, renunciar a sus prestaciones laborales de hasta casi 20 años.

Ejecutivos han sido despojados de bienes y propiedades adquiridas, supuestamente con los recursos sustraídos a la empresa.

El caso no ha sido llevado a la Policía Nacional, pero tampoco a los tribunales, y los cuerpos investigativos habrían sido contratados por la misma empresa. 

El CAC hace las investigaciones, pone las reglas y despoja de los bienes a los ejecutivos, que presuntamente han cometido dolo, pero sin la presencia de un juez y la intervención del Estado.

Consideramos que el Consorcio Azucarero Central es de vital importancia para el desarrollo del Sur, pero el que traigan sus propias reglas, no es la mejor decisión.

Los corruptos guatemaltecos y colombianos, aunque la empresa sea suya, deben ser llevados a los tribunales, y si son culpables, que paguen, que vayan a la cárcel, y si son inocentes, que sigan en libertad, con sus bienes y muchos, hasta con sus empleos.

Defendamos el CAC, pero también defendamos las leyes, la justicia y nuestros departamentos investigativos, porque también, aquí hay quienes trabajan bien.