El Faro del Sur

BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

OPINIÓN: ¡Chino, caso cerrado, un gran esfuerzo de la Policía, pese a precariedades!

0 comments
POR STILL PEREZ

Hace algunos días, nos referimos al caso José Dolores Ruiz (Chino), el mayor de la Policía Nacional asesinado en Barahona, tocando las líneas técnicas, señalando falencias en la investigación y sugiriendo, como lo hemos hecho en otros casos, posibles mejoras en cuanto a la investigación e incorporación de sus resultados al Proceso Penal.

Esta solución empezaría por una correcta preservación de la escena del crimen, llegada inmediata de la Policía Científica y la toma exhaustiva de todos los elementos que se encuentren en el lugar del hecho. Ésto es Criminalística de Campo.

Hay que añadir, que se debe difundir una cultura de respeto a la escena de un hecho criminoso, para que la ciudadanía comprenda el valor que tiene no contaminar la misma con incursiones innecesarias.

Todo lo recolectado en la Escena del Crimen debe ser trasladado a los laboratorios científico de la Policía, mediante una técnica denominada "Cadena de Custodia", que permite constatar cuáles agentes tocaron lo recolectado en la escena.

Este traslado es con el fin de aplicarles técnicas de laboratorio que no son posibles realizar en el campo o lugar del hecho. Ésto es Criminalística de Laboratorio.

Aquí, en el laboratorio, se cotejan huellas dactilares, se hacen exámenes de balística, cotejos de armas, pruebas de parafina, se practican interrogatorios mediante psicólogos criminales o forenses, etc., y muchos otros estudios que ofrecen los laboratorios de Policía Científica.

Todo esto se hace con dos propósitos bien definidos: 1. Garantizar la verdad del hecho o verdad material, y 2. Evitar vulneración del sistema de garantías procesales y constitucionales. Lo primero es epistemología y lo segundo es Proceso Penal.

Es cultura de nuestros operadores, abogados, fiscales, jueces y policías, considerar sólo lo técnico procesal, sin embargo, hay muy buenos operadores que llegan a comprender todos los planos de la investigación. Estos últimos son excepción en nuestro país.

Como se sabe, nuestro país cuenta con una Policía Científica bien preparada y tecnificada, lo que consta, dada la rapidez con que son resueltos muchos casos considerados de difícil solución o irresolubles.

Las precariedades con que las autoridades actúan, en muchos casos, no son técnicas ni logísticas, son de voluntad. Nuestras autoridades investigativas resuelven los casos que quieren resolver.

Pese a las precariedades, es justo reconocer el esfuerzo que hizo la Dirección Regional Sur de la Policía, para, en un tiempo récord, identificar y forzar la entrega de los involucrados en el asesinato del Oficial, José Dolores Ruiz - Chino-, pese a que las líneas de investigación no fueron agotadas.

Es posible, muy posible, que, en este caso, hayan cabos sueltos.