El Faro del Sur

BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

OPINIÓN: La JCE: Un tropiezo en su confianza y muchas dudas

0 comments
POR DAVID RAMIREZ

Siempre lo dije y ahora con más firmeza lo retengo, que la única responsabilidad de la Junta Central electoral (JCE), en las elecciones primarias de los partidos tenía que ser solamente la de supervisar y garantizar que la jornada de votación se desarrollaran de manera pacífica,ordenada y transparente, no la de organizar, controlar y arbitrar dichas primarias.

¿Por qué motivo? Porque este país no está preparado para que las primarias sean organizadas, bajo la tutela de un organismo rector y juez, como la Junta Central Electoral. Porque tenemos un sistema lleno de politicos mañosos y tramposos, con un sistema de partidos sin principios ideológicos y clientelistas, carentes de transparencia y democracia interna.

Seamos sinceros, porque una cosa no tiene que ver con la otra. Aunque los resultados oficiales computarizados fueron ágiles, el proceso de organización electoral de las primarias de ayer fueron un desastre.

En muchos Colegios Electorales las votaciones iniciaron tarde, hubo largas filas en algunos centros electorales porque el proceso de votación era lento, miles de personas quedaron sin votar después del cierre de los Colegios, miles de votantes no sabían sufragar en las máquinas de votación, hubo casos de personas comprando cédulas a pocos metros de los Colegios Electorales y en las mismas narices de la Policía electoral.

Y lo peor de todo, uno de los precandidatos ya denunció fraude en su contra,vinculando al organismo y al Gobierno en dicho fraude. Lo cual es una piedra en el camino que podría traer mucha desconfianza.

Con lo ocurrido ayer con las elecciones primarias en el PLD, ya hay personas que comienzan a cuestionar y dudar que la JCE pueda organizar de manera transparente, ordenada y creíble las elecciones presidenciales y congresuales del 2020.

Sigo insistiendo que cada partido político organice sus elecciones primarias, ya sean abiertas o cerradas y con el padrón que más le convenga.