El Faro del Sur

BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

MEXICO: Asesinan a nueve miembros de una familia estadounidense de mormones

0 comments
MEXICO: Nueve miembros de una familia de mormones de nacionalidad estadounidense, entre ellos seis menores de edad, fueron asesinados el lunes en el norte de México en un violento ataque que sospecha podría haber sido perpetrado por sicarios del crimen organizado, según informó este martes el secretario (ministro) de Seguridad, Alfonso Durazo, durante una rueda de prensa.

“El saldo de la agresión son nueve fallecidos, tres mujeres y seis menores; hay seis menores lesionados, una menor ilesa y una menor presuntamente desaparecida”, indicó Durazo a los medios acompañado del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador.

El asalto se produjo en un camino rural entre los estados norteños de Sonora y Chihuahua cuando la familia fue emboscada por un grupo armado, informó el portal BBC.

Durazo explicó que la zona donde ocurrió el ataque es un área en disputa entre una célula relacionada con el Cartel del Pacífico y otros grupos. “Hay que aclarar si los mataron sin saber quiénes eran o si fue un ataque directo”.

“Una maravillosa familia de Utah quedó atrapada entre dos violentos cárteles de la droga, quienes estaban disparando el uno contra el otro, lo que resultó en el asesinato de muchos estadounidenses”, dijo en Twitter el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien expresamente ofreció ayuda a López Obrador si la necesita para eliminar a esos “monstruos”.

De acuerdo a varios medios, la familia LeBarón llegó a México en la década de 1920 y se estableció en el estado de Chihuahua.

Aunque pertenecían originalmente a la Iglesia mormona, de acuerdo al periódico mexicano El Diario de Chihuahua, sus miembros se separaron de ella porque no querían dejar la práctica de la poligamia.

En 2009, la comunidad ganó la atención nacional debido al secuestro de uno de sus miembros, Erik LeBarón. La familia se negó a pagar el rescate del joven de 17 años. Finalmente fue liberado.

Pero ese mismo año, dos integrantes del clan fueron asesinados como un mensaje de advertencia por el papel que desempeñaron para conseguir su puesta en libertad.

La comunidad es reconocida por su activismo en una región que es controlada por varios grupos afiliados a carteles de la droga, que operan en la frontera con Estados Unidos.