El Faro del Sur

OPINIÓN: ¡No quiero un empleo en la administración pública!

0 comments
POR STILL PEREZ

Hoy cumplo 4 meses de haber formalizado mis aspiraciones como diputado. Este proyecto fue concebido para el pueblo, de él nació, y con él ha crecido sin parar. ¡Algo fenomenal!

Mis amigos me han preguntado, desde el inicio, que por qué una diputación. Mi respuesta ha sido que es la función por la que siento vocación, puesto que mi formación y desempeño laboral son similares a la que se ejerce en los foros, y el Congreso Nacional es un parlamento, un foro público.

A mi corta edad he tenido empeños a favor de la defensa de derechos, míos y ajenos; he hecho gestiones para que se retribuya algún daño injusto causado a alguien, como la pérdida de la libertad o la retención indebida de algún bien, o la falta de intervención estatal para suplir necesidades en los casos que el Estado es responsable. Ésto ha sido así, incluso, al margen de mi ejercicio profesional.

Lo he hecho sólo como ciudadano y como ser humano.

Pese a no tener ingresos públicos, ni actual ni históricamente, de ninguna índole, he desarrollado una campaña que ha tenido un alto costo económico, que ha contado con el apoyo solidario de los amigos, a quienes les queda claro que no tengo intención de buscar un empleo en la administración pública con la diputación.

La diputación es una excusa para hacer lo que siempre he hecho, cuando alzo diariamente la voz desde los medios de comunicación: buscar mejor forma de desarrollo humano y social, promoviendo la creación de normas más justas y útiles, y el equilibrio de desigualdades sociales con la procuración de oportunidades similares.

Todo esto pretendo lograrlo desde un escenario que ha sido usurpado por quienes sí buscan empleos y lucro personal:

¡El Congreso Nacional!