El Faro del Sur

OPINIÓN: La singularidad de las elecciones municipales. Caso de los candidatos a regidores y vocales

0 comments
Por Ramón López Ynoa

Nunca antes las candidaturas a las regidurías  y vocalías habían sido tan importantes y decisorias como en el actual proceso electoral, un proceso que en su nivel municipal, está revestido de una complejidad sin precedente. Hasta este momento los regidores y los vocales habían sido “arrastrados” ya fuera por el candidato a alcalde y/o director o simplemente por el partido que los postulaba, pero para este 16  de febrero las cosas serán totalmente diferentes. 

Por primera vez las elecciones municipales presentarán cambios que de seguro se reflejarán en resultados no esperados.  Serán convocadas totalmente separadas de los demás niveles de votación, se aplicará el voto preferencial para regidores y vocales, y algo sumamente importante,  el arrastre se dará a la inversa, quiere decir que serán éstos los que “arrastrarán”, o decidirán, los que serán los alcaldes y directores, respectivamente, en el 2020-2024. Otro elemento novedoso, y quizás los candidatos no se hayan detenido a reflexionar sobre ello, es que se les aplicará el método del belga Víctor d'Hondt, o simplemente método D´Hondt, con el que se relega a un segundo plano la individualidad de la votación alcanzada a la previa distribución proporcional entre los partidos participantes. Así las cosas, se deberían esperar muchas sorpresas.  

El arrastre del candidato a alcalde y/o director municipal por parte del regidor o del vocal reviste esta vez de mucha importancia, y ya muchos candidatos están conscientes de la situación que podría afectarlos debido a que votar por uno de ellos es votar por el candidato a alcalde, es un voto indirecto, y el elector podría simpatizar por el regidor, no así por el alcalde. En su gran mayoría los candidatos a regidores y a  vocales en Barahona son jóvenes y, dentro de mis apreciaciones, son buenos y merecen que el pueblo le dé un voto de confianza eligiéndolos, pero no simpatizar por el alcalde podría influir en la decisión final del elector.

El PLD, partido oficialista, está compelido a retener las demarcaciones ganadas en 2016, entre ellas las del municipio de Barahona y el distrito de Villa Central, y ganar las que no se pudo en aquella ocasión, y es por eso que se observa cómo los candidatos congresuales, el candidato a Senador, el licenciado José Del Castillo Saviñón, y el candidato a diputado, licenciado Carlos García, que sin ser su campaña están integrados en cuerpo y alma a las actividades que a diario realiza el partido y de manera vehemente están llamando a votar por sus once regidores en Barahona y sus tres vocales en Villa Central, así como también en los demás municipios y distritos de la provincia. 

Nunca antes la intención del votante en Barahona había estado tan diluida en el nivel municipal como ahora, pero, también, rara vez el peledeísta ha sufragado en contra de su partido, y si se le añade la integración total tanto de José Del Castillo Saviñón como la de Carlos García a la campaña municipal de la provincia, se puede decir que ese vacío electoral que se intuía y que aún se percibe en ciertos candidatos, ha sido salvado y que una gran parte de los candidatos a regidores y vocales del PLD serán favorecidos por el voto popular, reteniendo, al mismo tiempo, las plazas ganadas en 2016.