El Faro del Sur

OPINION: ¡Cuidado con las alianzas Público-Privada, tienen sabor amargo!

0 comments
 Por Geraldino González
Tomado de:  ggnoticias.com

En el presente Gobierno se habla todo el tiempo de Alianza Público-Privada como si se tratara de la solución mágica a todos los problemas del país.

No estoy diciendo que sea malo del todo, pero esas palabras con otras que dicen “desarrollo integral”, parecen ser un lenguaje preferido.

Veamos esto a propósito de eso, el Metro a pesar de todo lo que se dijo ha sido exitoso, igual que el Teleférico, medianamente la OMSA y los hizo el Estado, incluso se trata de modificar una ley que tiene 65 años (INAPA) para poner un abogado y facilitar alianzas público-privada.

Esta práctica se anunció también para la Autopista del Ámbar, para el puerto de Manzanillo, para el desarrollo de Pedernales y para otras cosas más, sin embargo, hay que recordar que esas alianzas en las mayoría de los casos le han dejado sabor amargo al pueblo dominicano.

Veamos, las distribuidoras eléctricas fueron las primeras que pasaron al sector privado, pero resultó que sólo querían cobrar a los grandes clientes y sectores residenciales sin invertir nada en redes y equipos por lo que el Estado tuvo que asumirlas de nuevo.

Otro caso, la Autopista del Nordeste, un contrato oneroso donde el Estado tiene que subsidiar cada año miles de millones al consorcio por el alto costo del peaje dejado de pagar.

Otro caso, el negocio para entregar toda la tierra de la Base naval de la Marina de Guerra, puerto San Souci y parte de la avenida España a Los Vicini por 39 millones de dólares, por suerte no se ha ejecutado.

Es evidente que la acumulación originaria de capital proveniente del Estado históricamente ha sido una fuente de riqueza para un sector del empresariado nacional y parte de la oligarquía criolla, sólo recordemos a manos de quienes fueron a pasar algunos de los bienes de Trujillo que por ley debieron ser del pueblo dominicano como el caso de una fábrica de aceite muy conocida que era de Negro Trujillo.