El Faro del Sur

OPINION: Emma Polanco, haciendo historia en la UASD

0 comments
Por Sucre A. Muñoz N.
 Profesor FIA-UASD

El día 16 de julio del 2018 fue un día histórico en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y en la historia nacional, ya que ese día asumió la conducción de la Universidad Primada de América la primera mujer en toda su dilatada existencia que ya se va aproximando a los cinco siglos. Ese día histórico en los anales académicos asume la Rectoría la consagrada maestra Dra. Emma Polanco Melo, electa por el voto mayoritario de los académicos de esa casa de altos estudios.  E inclusive en los registros de toda la América Latina han sido muy pocas las mujeres que han llegado a dirigir universidades nacionales. Este hecho por sí mismo basta para colocar a la doctora Polanco en un sitial importante de la historia académica del país y de toda América (por ser la UASD la primera universidad del Nuevo Mundo), pero no es lo único por lo cual desde ya esta dama ocupa tan importante lugar, sino que sus hechos y logros al frente de dicha academia también la colocan en un lugar preponderante para la posteridad. Veamos.

En el área de la Docencia se ha mejorado sustancialmente el proceso de enseñanza aprendizaje mediante la instauración de un ambiente tranquilo y sin la zozobra que en otros tiempos imperaba por los frecuentes desórdenes, con una mejor atención hacia la higiene de las aulas y laboratorios. Se ha brindado mayores aperturas y oportunidades a los profesores que deseen continuar estudios de cuarto nivel, lo cual fortalece indudablemente la parte docente en gran medida, así como el sustancial mejoramiento de la plataforma tecnológica, que también incide directamente en el proceso académico-docente. También se ha ido disminuyendo la cantidad de alumnos por sección, lo cual redunda en beneficios para el profesor, inclusive de su salud, si bien aún queda por hacer en este aspecto, ya que los exiguos recursos con que se desempeña la institución no han permitido llegar a la meta trazada en dicho sentido, pero se ha mejorado bastante. Además, se ha dado mayor dignidad al docente a través de un mejor trato, con respeto, sin los insultos y desplantes que hubo hacia los maestros en otro tiempo.

Se ha fortalecido el área de la investigación y del postgrado, impulsando una nueva política de investigación científica, avanzando en la revisión y actualización del Reglamento General de Investigación Científica, para que vaya acorde con las necesidades nacionales, regionales y locales, dándole prioridad a aquéllas investigaciones que contribuyan con las transformaciones que demanda la sociedad dominicana.  En lo concerniente al postgrado se ha ampliado mucho la oferta, dando apertura a áreas del conocimiento que antes estaban relegadas en la universidad, así como nuevas oportunidades para los docentes que aún no hayan desarrollado estudios de cuarto nivel. También se han abierto numerosos programas de maestrías en los Centros y Recintos regionales, muchos de los cuales prácticamente no tenían acceso al postgrado anteriormente.

En cuanto a servicios bibliotecarios y directamente relacionado con la investigación, se ha mejorado significativamente el acervo bibliográfico de la Biblioteca Universitaria Pedro Mir, con la adquisición de miles de libros que abarcan todo el panorama del conocimiento científico y cultural actual, a disposición de los maestros, estudiantes y público en general que desee acceder a ellos en sus tareas de investigación y estudio.

Se ha avanzado enormemente en el proceso de rediseño curricular, que con sus altas y bajas ha sido positivo en sentido general y los puntos discutibles han sido propios de las escuelas y facultades (personalmente no estuve de acuerdo con algunos puntos del rediseño en la FIA), pero en lo concerniente a la Rectoría el apoyo ha sido total hacia este importante proceso de renovación académica, adecuando los programas de estudios a los nuevos tiempos y a las necesidades prioritarias de la nación dominicana, contemplando las nuevas tendencias y modalidades de la educación superior, la educación semipresencial y virtual (gracias a esto último por cierto y a la importancia que le ha dado la gestión actual, es que se ha podido mantener abierta la docencia durante todos estos meses de pandemia sin precedentes que viven el país y el mundo), así como la apertura de programas de nivel técnico superior fundamentales para el desarrollo del país.

Mejoramiento constante y sustancial de los servicios y procesos universitarios, para poner un ejemplo tenemos el caso del comedor universitario, donde los estudiantes de escasos recursos reciben el pan material que les ayuda a asimilar mejor el pan de la enseñanza. La calidad de este servicio es notoria en cuanto a la higiene, el orden y la propia comida servida, proveyendo un plato mejor balanceado, abundante y nutritivo.  Además, se estableció el servicio de comedor en los semestres de verano que anteriormente no existía. 

También podemos citar los casos del Dispensario Médico, del Economato Universitario, de Bienestar Estudiantil, y otras áreas y entidades universitarias donde se nota una mejoría sustancial de su desempeño; y todo eso sin recursos y con las mismas precariedades de siempre, pero con una dama con deseo inmenso de mejorar la universidad y una mejor administración de los recursos al frente de la Academia.

Una de las metas principales de la Rectora es la transparencia en la institución, y por esa razón ha establecido toda una serie de normas y parámetros para el manejo de los recursos de la Universidad, así como la puesta en práctica de otras normas y reglamentos que ya existían, pero no se aplicaban anteriormente por lo que eran “letra muerta”. Además, fortaleciendo la transparencia se ha creado la Oficina de Libre Acceso a la Información, donde se brinda al ciudadano cualquier dato o información que requiera sobre la universidad y sus procesos académicos y administrativos.

En el aspecto de la gestión de la calidad los logros han sido enormes, con el desarrollo de una serie de planes y programas tendentes a inculcar una cultura de calidad en la familia universitaria y lograr una mejora continua de los procesos académicos y administrativos, acercándonos cada vez más a las normas internacionales que rigen este aspecto. Cabe decir que en esta área (como en varias más) se tuvo que partir desde cero, ya que durante años fue muy descuidada. Algunos de estos proyectos han tenido que detenerse por la pandemia, pero otros siguen su curso en pro de la mejora de la institución, lográndose resultados palpables en tan sólo dos años, lo que demuestra que con esfuerzo, capacidad, honestidad y fe se puede transformar la realidad.

La primera dama rectora en la historia de la UASD también ha logrado un conjunto de convenios y acuerdos durante su administración, en su meta de alcanzar la excelencia académica, tanto con instituciones gubernamentales como no gubernamentales; obteniendo así la ampliación de la cobertura de los servicios estudiantiles, programas de pasantías laborales, internado para estudiantes de ciencias de la salud y programas de promoción del primer empleo, así como la inclusión en el programa gubernamental República Digital. Con esto, la señora Rectora da cumplimiento a una de sus principales promesas que fue promover una gran concertación estratégica UASD-Estado-Sociedad, en procura de contribuir con la estabilidad, el fortalecimiento académico y el desarrollo nacional.

La UASD bajo la conducción de la doctora Polanco, ha recuperado su sitial en el debate nacional, desempeñando su rol crítico, pero con una perspectiva constructiva, proponiendo soluciones y sugerencias a los problemas nacionales, por lo que la institución actualmente es consultada frecuentemente en torno a los temas fundamentales de la nación.

Recientemente la Rectora Emma Polanco ha iniciado la creación de una verdadera extensión de la universidad en el municipio de Santo Domingo Este, lo cual impactará de forma positiva en dicha zona y en la UASD, descongestionando el campus central que ya lucía sobrecargado por la alta concentración de estudiantes y de vehículos principalmente en horas de la tarde.

Podríamos citar muchos más logros y aspectos de notables avances de la gestión de la doctora Emma Polanco al frente de la Universidad, pero sin lugar a dudas hay un aspecto que no podemos dejar de resaltar aquí por ser quizá lo más trascendental de su digna dirección y ha sido el logro invaluable de devolverle a la UASD el respeto, el prestigio, la credibilidad y la confianza de la sociedad dominicana, aspectos fundamentales en toda institución y más aun tratándose de instituciones académicas.  El prestigio y la autoridad de la Universidad se vieron seriamente erosionados durante los últimos años de una forma terrible, pero la maestra Emma Polanco, con su trato afable pero firme, sus principios cristianos, capacidad, sacrificio, visión estratégica y decisión ha logrado lo que se veía imposible y hoy día los uasdianos y todos los dominicanos podemos alegrarnos y enorgullecernos de que la imagen de la UASD ha escalado a cumbres elevadas dentro de la sociedad dominicana e incluso dentro del universo académico latinoamericano.