Realizan manifestación para pedir justicia implicados en tráfico de 126 kilos de cocaína en Barahona

0 comments

Por Kilssy Méndez.

BARAHONA: Familiares y amigos de los implicados en el tráfico de 126.61 kilos de cocaína incautada en la costa de esta provincia en noviembre del presente año, volvieron a exigir justicia en una manifestación realizada en la comunidad de Bahoruco.

Con gran indignación expresaron no entender la detención de sus familiares por parte de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), ya que, según las mismas informaciones dadas a conocer por las autoridades, la lancha con los 121 paquetes fue detenida muy lejos de la comunidad, luego de una fuerte persecución que duró varios minutos.

Indicaron que el apresamiento del que fueron objeto estos ciudadanos, mientras se encontraban realizando sus acostumbradas labores de pesca, obedece más a un secuestro, por lo que hicieron un llamado a la Procuradora General de la República, Miriam Germán, para que investigue el accionar del Ministerio Público en este caso.

Afirmaron también que desde ese día no han tenido paz en la comunidad, ya que de forma recurrente agentes del cuerpo del orden se presentan al lugar implantando terror a todos sus residentes.

Entre tanto, Yuli Rocha y Xavier Garavito, parte de los abogados de la defensa que se encontraban también durante la concentración, coincidieron en que la detención de sus defendidos fue una completa violación a sus derechos ciudadanos.

El pasado 21 de noviembre, la jueza del Tribunal de Atención Permanente del Distrito Judicial de Barahona, impuso de seis meses a un año de prisión preventiva a los 10 imputados en el caso que fue declarado como complejo, de los cuales ocho pertenecen a las comunidades costeras de Bahoruco y San Rafael.

Máximo Féliz Féliz, Kelsintong Féliz Rubio, Frank Féliz Betances, Ambiorix Franklin Betances, Alberto Matos Matos, Melvin Matos Matos, Yovanny Féliz Gómez, Braulio Inoa Ávila, Juan Carlos Bautista y Apolonio Feliz Morillo, se encuentran cumpliendo dicha medida de coerción, que es la más gravosa, en la cárcel pública de esta ciudad.