“Esa silla hay que ganársela” dice Roni en visita al Banco de Reservas

0 comments
Santo Domingo.- Luego de hacerse viral en un video donde expresaba su deseo de conseguir un empleo para ayudar a su familia y ser cajero en el Banco de Reservas, Roni, con apenas 11 años, empieza a ver sus sueños más cerca.

El administrador del Banreservas, Samuel Pereyra recibió al menor junto a sus dos hermanos, a quienes les habló del valor de soñar, la voluntad y el camino que debe recorrerse para alcanzar las metas.

“Lo más importante ahora es estudiar para tú ser cajero. Ese es tu sueño, verdad?”, le dijo Pereyra a Roni durante su visita.

En un video compartido en redes sociales por la entidad financiera, el funcionario invitó a Roni a ocupar su silla como administrador bancario, mostrándole así la posibilidad de un día llegar a ese cargo a través de la preparación.

“Esa silla hay que ganársela”, manifestó el menor con aparente entusiasmo.

Pereyra acompañó a Roni y sus hermanos durante un recorrido por las instalaciones bancarias, donde el niño pudo ejercer como cajero por un día y compartir con los empleados, quienes les explicaron la rutina diaria dentro de la empresa.

“Gracias #Roni por enseñarnos más de lo que te pudimos enseñar a ti, sigue creciendo con esos valores y pues te esperaremos cuando crezcas en tu banco, el banco de todos los dominicanos”, destaca la publicación del banco.

Se recuerda que, hace apenas unas semanas el menor era un niño normal, como muchos en nuestro país, a quien sus limitaciones no le cortan el deseo de progresar.

Sus sueños y precariedades fueron conocidos tras hacerse viral un video donde Roni expresó sus deseos de trabajar y ayudar a su familia pese a su corta edad.

«Póngame a trabajar ahí que yo sé hacer todo eso, yo puedo tirar la pala de arena y puedo limpiar eso allá. Lléveme para allá, porque dígame, yo no estoy haciendo na’ aquí, yo lo que ando para arriba y para abajo en la calle buscando dónde encontrar trabajo y no lo encuentro», solicitó el pequeño en el video, captado por una joven de nombre María Isabel.

La genuinidad del pequeño logró que la Fundación Jompéame, asumiera su caso para recaudar fondos  y así mejorar las condiciones de la vivienda de Roni y su familia.