¿Habrá que “encuerarse” y enseñar hasta el “nies”para que a un cancelado le paguen sus prestaciones?

0 comments
POR TEÓFILO ABREU
portadanacional.com

El Ministro de Obras Públicas, Deligne Ascensión Burgos, acaba de informar que está a la espera de una certificación de la Contraloría General de la República, para proceder a cumplir con lo que es su obligación legal, como es el pago de sus prestaciones laborales a una mujer que en la víspera se desnudó frente al Palacio Nacional, como último recurso,  luego de varios meses de haber sido cancelada.

Se trata de la señora Wendy Josefina Hernández, de 49 años, quien laboró durante 16 años en la citada cartera oficial, siendo cancelada o “desvinculada”, como chistosamente denominan ahora las nuevas autoridades a los empleados o “colaboradores”, y a quien tenían de relajo, haciéndola dar viajes sin ningún resultado, porque la intención era no cumplir con esa obligación, como ha ocurrido con numerosos cancelados en diferentes instituciones.

Ahora dice el funcionario que lamentaba mucho la situación, y que no había necesidad de llegar a ese extremo, toda vez que su actual gestión es cercana a la gente.

Realmente se trató de un espectáculo deprimente, vergonzoso y lamentable, precisamente en el Día Internacional de la Mujer, y hubo necesidad de que la Policía Nacional interviniera, procediendo a detener a la dama y conducirla hasta el destacamento de la institución del sector San Carlos, del Distrito Nacional, siendo puesta en libertad en horas de la tarde.

Podríamos decir que el problema está resuelto, toda vez que la señora recibirá su pago de RD$210,000.00. Pero son miles los empleados que han sido cancelados y, aunque no han tenido el “tupé” de desnudarse para reclamar el pago, no es de dudarse que en cualquier momento se inicie una zafra de desnudos, siguiendo el ejemplo de este precedente.

Pero, si vergonzoso fue el espectáculo exhibido por la mujer, mucho más vergonzosa ha sido la actitud asumida por los incumbentes de las diferentes instituciones oficiales que, luego de cancelar masivamente cientos y miles de empleados, se resisten a cumplir con la Ley y pagar sus prestaciones, a lo que tienen todo el derecho.

Reconocemos que a partir del 16 de agosto del pasado año, nuevas autoridades asumieron las riendas del Estado y que, como ha ocurrido en períodos anteriores, iban a producirse cancelaciones, por el motivo que fuera.

Ahora bien, lo indignante, denigrante y vergonzoso es que contra estos humildes hombres y mujeres se cometan abusos de esta naturaleza, que hablan muy mal y hacen un grave daño a un gobierno que, como el encabezado por Luis Abinader, se precia de considerarse como respetuoso y decente.

Mientras tanto, preparémonos para ver en  cualquier momento la repetición de otros espectáculos como el ocurrido este Día Internacional de la Mujer frente al Palacio Nacional, porque son miles los cancelados a “desvinculados” a los que no se les ha pagado, y al parecer no existe tal intención.