OPINION: Salgamos de eso

0 comments

POR SANTO SALVADOR CUEVAS

Ese cuerpo, al que llaman Policía Nacional, hace años, muchos años que viene haciendo daños terribles a la juventud en particular,  y toda la sociedad dominicana en términos generales.

La cadena de asesinatos extra judiciales, ejecutados de día y de noche, nos dicen que no es un cuerpo creado para proteger las vidas y bienes de los ciudadanos, sino una gran maquinaria represiva, abusiva, indolente y cobarde forjada para matar y coartar las libertades públicas.

El mismo presidente de la República, que ahora se ruboriza frente a la televisión, es el mismo que guardó silencio ante el desenfreno represivo y de abuso que contra la población indefensa puso en ejecución la P.N. frente a personas y familias enteras en un manejo incorrecto del 'toque de queda', lo que costó a la ciudadanía cientos de jóvenes apaleados, heridos y asesinados, incluido un teniente coronel de la Fuerza Área Dominicana. 

Sus errores recientes, los del presidente Abinader, no inhabilitan la intervención oportuna y atinada que hizo ayer, al condenar enérgicamente este hecho criminal que nos avergüenza a todos.

Pero no basta.

Ese acto del señor Presidente debe incluir la destitución del jefe de la Policía, a quien le falta visión y carácter que influyan en el comportamiento correcto de sus subalternos.

Destitúyalo ya.

De igual maneras, no le sirve de nada a esta sociedad seguir pagando con sus impuestos la existencia de un cuerpo de asesinos y matones. Hay que salir de esa Policía pero ya.

Demos inicio al surgimiento de un auténtico cuerpo de seguridad ciudadana, que sea eminentemente civil, con una nueva visión, basada en el respeto a la vida, el amor al prójimo y con los vínculos sociales que permitan una pedagogía para orientar el comportamiento cívico y legal de cada ciudadano.

Ya no más cuento ni discursos politiqueros, actuemos ahora o la cadena de ciudadanos asesinados por delincuentes uniformados no va a parar.

Nuestras más sentidas condolencias a todas las familias que durante más de 40 años han sido víctimas de este cuerpo de asesinos indolentes creados para matar.