OPINION: Una comunidad dividida en la Fe y la solidaridad

0 comments
Por Hidalgo Rocha Reyes 

La pandemia del Covid-19 ha acorralado a todos los sistemas de vida del ser humano. Todos fuimos encerrados, nuestras actividades deportivas, culturales, políticas  y religiosas fueron suspendidas y nuestras casas se convirtieron en más que un hogar en un refugio para realizar desde allí todo cuanto hacemos en sociedad.

Pero uno de los sectores más afectados fueron las iglesias en todas sus manifestaciones. El sentido de congregación para los creyentes es como su biblia misma, porque allí estos ponen de manifiesto su elevado sentido de espiritualidad.  Pero al darse esta pandemia, frente a los no creyentes, y al írsenos parientes, amigos y conocidos, esta dejo una estela de interrogantes que solo depende de cada uno contestarlas de acuerdo a su sentido de esperanza de salvación.   

Pero así como la pandemia,  como hecho ha afectado a este sector, también recientemente la muerte de dos jóvenes pastores evangélicos a manos de unos criminales miembros de la policía en la comunidad de Villa Altagracia, acaba de dejar ver la división de este sector en la Fe y la Solidaridad.  Dicho hecho, que ha conmovido a la sociedad dominicana en sentido general, ha sido repudiado por el pueblo dominicano, excepto por su propia comunidad.

Han sido los no creyentes, los descarriados, los fariseos, utilizando todo tipos de medios, quienes han salido a reclamar antes las autoridades gubernamentales y policías, repudiando tal acción y solicitando aclaración y sanción sobre este  horrendo crimen contra estos jóvenes valiosos de la comunidad religiosa nacional y no los altos dirigentes evangélicos y/o cristianos que dirigen las diversas manifestaciones religiosas y cristianas.

Nadie aun, de esos sectores de la alta jerarquía religiosa y cristianas, se ha pronunciado sobre este crimen tan feroz, dejando ver claramente que tan dividido esta ese sector cultural en el país y su falta de solidaridad para con sus hermanos en la Fe. Y era lo menos que podrían demostrar estos sectores  para recuperar lo perdido por la pandemia, demostrar empatía y solidaridad antes este hecho tan horrible donde dos seres puros perdieron la vida de forma tan cruel.

Pareciera como que estas autoridades religiosas se cruzaran de brazos para que mientras menos pastores haya mas adeptos ellos pudieran adquirir y con ellos engrosar mas su diezmo, porque no se justifica su silencio ante tanto dolor sufrida por su comunidad y el país. 

Por lo demás, quizás no sea yo quien pudiera estar manifestando esto, pero honrando la muerte y resurrección de Jesucristo, es lo menos que puedo esperar, solidaridad y unión entre los creyentes, sino que Dios nos agarre confesado.

El autor es: Abogado y comunicador.