De espalda a la memoria histórica

0 comments
POR SANTO SALVADOR CUEVAS

En cualquier rincón del planeta donde habite un dominicano que ame su patria y que tenga un mínimo sentido de la historia, cada 28 abril constituye una fecha memorable, es el día en que 42 mil marines norteamericanos, con armas hasta los dientes, violaron la soberanía nacional y, durante casi 5 meses, asesinaron a más 3 mil jóvenes dominicanos que defendieron la patria en las azoteas, en los rincones y trincheras de la ciudad capital, librando una batalla desigual contra la potencia militar más poderosa del mundo.

El 28 de Abril es para recordar y rendir tributos a quienes se la jugaron y derramaron su sangre en Ciudad Nueva, por la soberanía y la independencia nacional.

La Guerra de Abril de 1965, constituye un acontecimiento histórico sinigual y sólo comparado en la historia desde 1492 hasta hoy, con la Guerra de Independencia y la Guerra de la Restauración.

Lo que hizo el presidente Luis Abinader este 28 de Abril, es imperdonable, en vez de convocar a recordar y rendir honores a los caídos en aquella gesta historia, prefirió olvidarlo todo, embarrarlo todo y, como todo un lacayo imperialista, prefirió aprovechar la fecha para juntarse que una delegación del gobierno invasor, y firmar un pacto que implica una inversión de 6.6 millones de monedas, tal hizo Pilatos con Jesús.

Lo que hizo el presidente es inmoral, contra histórico, de traición a la memoria de su propio padre, don Rafael Abinader, quien participó en la Guerra de Abril junto al presidente Francisco Alberto Caamaño, ocupando una secretaría del gobierno en armas.

Que lastima y que penoso.

En el mismo acto junto a los gringos el señor Presidente Abinader tuvo los timbales de decirle al país que "sin el apoyo y la anuencia de Estados Unidos, no es posible concebir la reforma policial" que impulsa el gobierno dominicano. 

Con este escrito dejo constancia como dominicano de mi rechazo a ese comportamiento, y que sirva además de desagravio a los hombres y las mujeres que lo dieron todo en las trincheras del honor desde el 28 de Abril de 1965.

Viva el coronel Caamaño y viva la memoria histórica del pueblo dominicano.