El Faro del Sur

NEYBA :"¡Cambiemos, cambiemos! ¡Cambiemos para que nada cambie!"

0 comments
 
POR RAFAEL MENDEZ*

 En ciencias políticas se suele llamar «gatopardista» o «lampedusiano» al político que inicia una transformación política pero que, en la práctica, solo altera la parte superficial de las estructuras de poder y de una organización, conservando intencionadamente el elemento esencial de estas estructuras. 

Me permito aclarar aún más el concepto: El término "gatopardismo" hace referencia a una actitud política. 

Se acuñó como referencia a la novela El gatopardo de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, sintetizada en la frase "¡Cambiemos, cambiemos! ¡Cambiemos para que nada cambie!"

  Y que es lo mismo al partir de la premisa de “Que hay que cambiar todo, para que todo siga igual, bajo un cambio aparente pero no de fondo”.

En síntesis: Se trata de  una estrategia de simulación que busca evitar modificar el sistema que favorece a unos cuantos y perjudica a todos, haciéndonos creer que ahora si van a cambiar la forma de gobernar o de hacer políticas cuando realmente sus planes son muy lejanos de cambiar sustancialmente.

  Y lo que buscan es si acaso lograr un cambio superficial.

  "Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie". 

"¿Y ahora qué sucederá? ¡Bah! Tratativas pespunteadas de tiroteos inocuos, y, después, todo será igual pese a que todo habrá cambiado". 

"…una de esas batallas que se libran para que todo siga como está".

NOTA 1: Los conceptos de este articulo fueron sacados de internet y del libro “La política del poder, de Wilfredo Lozano.

NOTA 2: Debo aclarar que cualquier parentesco con procesos algunos en Dominicana es pura coincidencia).

*El autor es periodista y exdiputado.