El Faro del Sur

OPINIÓN: Pedernales y su desarrollo

0 comments
Por Santos Aquino Rubio  |

Pedernales, una de las provincias con mayor nivel de pobreza, delimita una parte importante del recorrido fronterizo de 320 kilómetros que separa al país de Haití, es a la vez una de las fronteras más frágiles y vulnerables por la poca seguridad en la separación fronteriza.

El presidente Luis Abinader sorprendió positivamente al país, al escoger a Pedernales como uno de los primeros puntos de visita en su agenda de preocupaciones por el turismo y el desarrollo sostenido de la nación.

Al parecer, a nuestro querido “Péngamo”, se le abrió una ventanita de esperanza y, al parecer los aprestos para iniciar su merecido desarrollo se están encaminando en la intención del nuevo gobernante.

Bahía de las Águilas, Cabo Rojo y el propio municipio cabecera, así como Oviedo, Aguas Negras y La Altagracia, podrían tener un gran despertar, con esta iniciativa del mandatario.

Sin embargo, una gran obra nunca logra los efectos deseados, sino no se toma en cuenta detalles importantes, como es el caso del control fronterizo. El gobierno, a través de una efectiva gestión del Ministerio de Defensa, El Ejército y el Centro de Control Fronterizo (Cesfront), iniciaron una gran tarea con el levantamiento de mallas perimétrica, las cuales disminuyen la entrada y salida sin control de nuestros vecinos.

Este beneficioso esfuerzo para el país debe ser replicado en Pedernales para que los perdernalenses recobren la paz y al sosiego perdidos, incluso, planteamos la necesidad de construir un muro de “gaviones”, bien fortificado, conjuntamente con la valla de gran estatura y mayores controles en la puerta de entrada y salida para las gestiones comerciales de ambas naciones.

Pedernales es uno de los pueblos fronterizos más vulnerable por su acceso al mar Caribe, lo que lo hace más apetecible para las ocupaciones y el trasiego de personas y mercancías, de manera irregular. Además, el Artibonito o río Pedernales, debe volver a correr. Pedimos mucho, pero es alcanzable. 

¡Adelante Pedernales!