El Faro del Sur

OPINIÓN: Una verdadera amenaza

0 comments


Por William Santiago

Aunque usted no lo pueda creer, pero es evidente, esos 4 personajes que ustedes observan en la foto, sin ningún ejercito ni poseer ningún tipo de armas mortíferas, se han adueñado del planeta, sin ‘’tirar un solo tiro.’’

Pues les cuento, esos tienen en su poder, el conocimiento real de todo cuantos gustos, preferencias, sentimientos e informaciones personales se pueda tener de cualquier ser humano... y tienen dichas informaciones con lujos de detalles de cada ciudadano, sin importar el lugar en el que se encuentren estos.
Esos saben con quienes hablamos a diario y de qué hablamos, qué compramos, dónde visitamos, por dónde andamos... incluso, saben de los ‘’moralistas’’ que viven de las infidelidades,  y para colmo de males, saben hasta del pastor, el padre o el obispo de la iglesia que gusta de dar cátedra de moralidad religiosa y los males de supuestas ‘’perversiones’’ en el otro... mientras que en la noche viven de estar disfrutando del mundo del porno; en conclusión, esos 4 los saben todos.

De ahí que los mismos no solo representan una amenaza a los millones de ciudadanos en el mundo, también representan una amenaza mucho peor, a los Estados.

Es por ellos, que hoy el comité de la Cámara de Representantes en Estados Unidos, proceda a discutir desde ya, el supuesto monopolio que representan estos; sus verdaderos emporios tecnológicos, como son: Google, Facebook, Amazon y Apple, vienen por traer a muchos de cabeza, de ahí el gran temor que hoy vienen representando en un gran segmento de las altas élites de poder.

Estos emporios y con ellos sus propietarios, Jeff Bezos, de Amazon; Tim Cook, de Apple; Mark Zuckerberg, de Facebook y Sundar Pichai, de Google... hoy para los grandes Estados, representan un poder del que hoy por hoy, ya es difícil controlar. 

Sin un Estado, sin ejercito, sin armas militares de ningún tipo... Estos son un PODER REAL... de ellos no tengo absolutamente duda. Son un verdadero Poder, de ahí el miedo a los mismos.

¡He dicho caso cerrado!