El Faro del Sur

OPINIÓN: La política dominicana

0 comments
Por Still Pérez

En la praxis política dominicana muchas cosas están al revés. 

Por ejemplo, con frecuencia se entiende el pecado como la redención del alma, los vicios como las virtudes, en fin, el mal es entendido como el bien. 

El transfuguismo, sancionado en los textos legales y constitucionales, es la corona que se le pone al peón cuando llega a la octava fila del ajedrez político. 

Los partidos políticos dejaron de ser instrumentos de lucha en favor de la democracia, para consagrarse como medios de enriquecimiento ilícito para los individuos que los integran. 

Ya no se le teme a la posible deslealtad del tránsfuga pero se desconfía de él, por temor a que, como fiel reincidente, repita la misma historia. 

¡El mundo al revés!...