Ministro de Educación Roberto Fulcar deja sin el sustento a cientos de familias

0 comments
TOMADO DE LA LUPA DEL SUR

Barahona. – Juan Antonio Urbáez, duró poco más de dos años laborando gratuitamente en la Escuela Básica Virgilio Peláez, ubicada en el sector de Villa Estela, hasta lograr su nombramiento como vigilante. 

En ese centro educativo lleva poco más de 4 años como empleado formal y se le reconocen el tiempo que laboró sin cobrar, entonces serían 6 que tendría como empleado del Ministerio de Educación (Minerd).

Este martes estuvo cabizbajo y preocupado, porque de la escuela Virgilio Peláez, en donde labora como vigilante nocturno le entregaron su carta de desvinculación, según narra a casi todos fueron “botados” de sus respectivos puestos de trabajo.

Como (Juan Antonio Urbáez), muchos otros corrieron la misma suerte, ya que a otros que laboran en otros centros educativos de este municipio Santa Cruz de Barahona, pertenecientes al Distrito Educativo 0103, el ministro Roberto Fulcar le ha dado como “regalo” de Navidad y Año Nuevo: “enviarlos a las calles en plena pandemia del nuevo coronavirus”.

La decisión ha sido cuestionada, ya que se trata de una época especial del año, sobre todo, que tiene lugar en un contexto especial, producto de la pandemia, que se requiere que el Estado se convierta en un mayor protector de sus ciudadanos y ciudadanas.

El joven empleado del Ministerio de Educación dice que es un padre de familia, con hijos pequeños, una adolescente en la universidad, pero que ahora no sabe qué ocurrirá el próximo año, luego que el ministro Fulcar dispusiera, en pleno diciembre y en medio de una pandemia, enviarlo a la calle, así como a miles de empleados de la cartera educativa que laboraban en los distintos centros escolares del municipio y la provincia.