BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

¿Qué pasa con el dinero de cuentas bancarias sin uso?

0 comments
SANTO DOMINGO: Tener una o varias cuentas bancarias para asegurar su capital, recibir o realizar pagos, tener mayor control de sus finanzas o hacer transacciones por Internet son algunas de las razones que las justifican. Sin embargo, hay quienes dejan de usarlas por meses y hasta años.

En el sistema financiero dominicano existen miles de cuentas inactivas o abandonadas que acumulan millones de pesos. En algunos casos los titulares han fallecido o simplemente dejaron de usarlas.
 
Pero, ¿hacia dónde va ese dinero depositado en cuentas abandonadas? Si usted dura unos meses sin darle movimiento, la cuenta genera costos fijos por mantenimiento, rendimientos habituales o penalidad por bajo balance y no se considera inactiva.

No obstante, los cargos pueden terminar consumiendo el balance de la cuenta y generándole una deuda con el banco, aunque ya su cuenta no tenga recursos para solventarlo.

Oficialmente una cuenta es inactiva cuando su titular no ha realizado ninguna operación después de tres años, a partir de la fecha de apertura y/o última transacción efectuada. Por tanto, dejará de reportar cargos y comisiones administrativas, pero seguirá generando rentabilidad.

Mientras que entra en estatus de abandono cuando pasa de 10 años de inactividad, de acuerdo con un reglamento oficial amparado en la Ley 183-02 Monetaria y Financiera.

ProUsuario, de la Superintendencia de Bancos (SB), explica que los fondos de estas cuentas abandonadas pasarán a la custodia del Banco Central (BC), cuyos ahorros dejarán de generar intereses en tanto se mantengan en esa institución.

Una vez allí aún usted tiene oportunidad de recuperar el ahorro que tenga en la cuenta a través del Departamento de Tesorería del BC, aunque los trámites serán más complejos y tendría que esperar 10 años más.

Sin embargo, si deja pasar 20 años su saldo será transferido al Fondo de Contingencia y el depósito no será recuperable. Ese fondo, indica ProUsuario, servirá para garantizar los depósitos de los usuarios en caso de que una entidad de intermediación financiera sea disuelta.

Cancélela

A pesar de que las entidades de intermediación financiera tienen el deber de realizar las gestiones para localizar a los propietarios de las cuentas que están inactivas, los productos bancarios que usted contrata son su responsabilidad.

Por eso, expertos financieros insisten en darle seguimiento constante a sus cuentas. Si por alguna razón entiende que ya no necesita usar una cuenta, lo recomendable es cancelarla para que no le genere cargos y solo manténgase con aquellas que son necesarias, pero con el compromiso de darles movimiento con regularidad.