BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Algo que debió quedar en el ámbito universitario. Estamos a tiempo.

0 comments

POR RAMON LOPEZ YNOA
 
Constituye un viraje no deseable y, hasta cierto punto, resbaladizo, el rumbo que en el día de hoy tomó la aún incipiente, y a destiempo, lucha intestina por la dirección de la UASD BARAHONA. Dos colosos universitarios, el doctor Manuel Antonio de la Cruz Fernández y el maestro Víctor Cuello, catedráticos y ciudadanos de alta valía en la sociedad barahonera, se disputan el favor del electorado para el cuatrienio 2022-2026, pero, se discute si el doctor Manuel Antonio de la Cruz Fernández puede aspirar o no para el período 2022-2026 a la dirección de la UASD BARAHONA.

Ese ha sido el punto que, al parecer, ha hecho que las aguas estén por desbordarse y es preciso hacer un alto en el camino por el bien de todos y de la institución. 

Que las partes la diriman ante la opinión pública no resolverá la discusión pues los lectores no tienen poder de decisión en la especie, y crear un entorno mediático, a favor o en contra de un aspirante, en nada influirá en los organismos universitarios competentes para decidir si es válida o no esta aspiración. Si las redes sociales y los periódicos influyeran en los jueces, miles de dominicanos fueran condenados a diario.

Ante peticiones de varios sectores para que la Comisión Central Electoral (CCE) de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD, se pronunciara al respecto, ésta en su Circular CCE-Núm.003-2021 de fecha 20 de mayo de 2021 informó a la familia universitaria que “no puede hacer aclaración o emitir opiniones sobre asuntos en torno a los cuales deberá pronunciarse por resolución en el momento apropiado para ello” y el Reglamento para Elecciones de Autoridades Universitarias le da a la CCE hasta el 30 de mayo del año en que se celebren las elecciones.  

Las leyes, en nuestro caso, el Estatuto Orgánico, son interpretativas, no así los reglamentos, y las autoridades universitarias decidirán según el espíritu de las normativas vigentes independientemente de que nos guste o no una cosa o la otra, pero, si el proceso electoral se desarrolla dentro del marco democrático, transparente, sin retaliaciones, de hermandad, de propuestas académicas, no se debe temer.

Quien suscribe, y otros docentes, tienen unas aspiraciones con esas mismas características sólo que en el nivel inferior, pero, no les ocupa su tiempo de si la doctora Beltré puede aspirar o no a la posición que hoy ocupa porque entienden que, en el caso de estar habilitada, los maestros y la delegación estudiantil acreditada, podrán elegir por quienes mejor entiendan pueden dirigir a la UASD BARAHONA en su nueva etapa de recinto universitario. 

De acuerdo con la Circular CCE-Núm.003-2021 de fecha 20 de mayo de 2021 el doctor De la Cruz puede seguir alentando sus aspiraciones hasta que la CCE se pronuncie en un sentido u otro, y el Mtro. Víctor Cuello, sin tener que esperar, puede continuar en la búsqueda de apoyo en un camino que sabe no le será fácil transitar.