BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

No bajar la guardia

0 comments
Por Sudelka García

Para la República Dominicana es vital y urgente dar protección a la industria del turismo. No debe ser solo la acción gubernamental, sino que todos los sectores nacionales tienen que ser solidarios y contribuir con el sostenimiento de esta industria.

Los empresarios del área turística deben tener buenas relaciones con el gobierno central, con las comunidades donde se encuentran ubicados y organizar programas de bienestar social, que incidan en la salud y la educación.

Para que después de la pandemia florezca el turismo es necesario organizar un encuentro con todos los sectores que accionan en el área, pues es la única manera de que el principal generador de divisas para que el país pueda seguir adelante.

Todos los hechos y sucesos que lleven distracción y señales negativas al sector deben ser investigados a fondo y si hay culpables sancionarlos. Recientemente se produjo el corte de las líneas de conducción energética del Aeropuerto Internacional de Las Américas y hasta ahora no se conoce el o los responsables de ese hecho, que algunos calificaron de terrorismo, otros de sabotaje y unos pocos de accidente.

Los aeropuertos son la puerta de entrada de los turistas y por tanto hay que extremar la vigilancia en los mismos para evitar situaciones desagradables.

En Puerto Plata, el teleférico colapsó y se explicó que fue por fallas mecánicas, pero también en ese caso se hace necesaria una investigación profunda.

La Novia del Atlántico fue uno de los principales puntos turísticos del país y por diferentes circunstancias fue perdiendo el favor del turismo internacional que hoy trata de recuperar.

Sin que se privaticen las playas, hay que aumentar la seguridad y rechazar la arrabalización. Los dominicanos tienen derecho a disfrutar de sus zonas balnearias, pero que la anarquía, el desorden y la falta de respeto no se den cita en la zona de sol y arena.

El país sigue siendo una de las principales atracciones turísticas del Caribe. Está a la cabeza o a la par de todos los destinos de la región. De lo que se trata es de mantener y perfeccionar lo que se tiene, no es momento de bajar la guardia.