BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Una propuesta simple y necesaria a los revolucionarios sin partido

0 comments
Por Francis Santana

Existe un amplio consenso en la sociedad dominicana, respecto a que la inmensa mayoría de los revolucionarios del país, se encuentran fuera de las estructuras orgánicas de las fuerzas de izquierda.

Esto se ha evidenciado en las distintas luchas que con regularidad se han  desarrollado  en las últimas cuatro o cinco décadas en los más variados escenarios.

Así, encontramos a cientos y a miles de hombres y mujeres revolucionarios de distintas generaciones, que por distintas razones no están integrados a organizaciones de izquierda alguna, participando activamente en las luchas políticas, ambientales,   campesinas, gremiales,  locales y en los más diversos sectores y territorios del país y en la diáspora.

Esos hombres y mujeres revolucionarios, sin ser parte de partido de izquierda alguno, también incursionan en el debate político, (algunos con elevado nivel) gran parte están integrados a distintas organizaciones sociales de avanzada y en cada espacio hacen significativas contribuciones a la causa liberadora de la nación y a la construcción de una sociedad verdaderamente  democrática.

He reflexionado infinidad de veces, en el sentido de que, si ese contingente de combatientes  sin partido, se coordinara y pudiese definir determinadas acciones conjuntas como tales, y que si además pudiese ponerse de acuerdo con el resto de las fuerzas políticas y sociales progresistas y de izquierda; se podría construir  un poderoso polo político-social con reales posibilidades para disputarle el poder a los partidos de la derecha.

Es por eso que he tenido el atrevimiento, (y me excusan) de plantearle a ese contingente de luchadores revolucionarios sin partido, que se busquen, que se encuentren, que se escuchen y que colectivamente puedan determinar de manera democrática, qué y cuantas cosas pudieran impulsar de manera colectiva, en el entendido de que toda acción del conjunto genera siempre  sinergias capaces de multiplicar por mucho, la suma de los esfuerzos particulares de cada una de las partes.

Piensen esto y valórenlo, tomando muy seriamente en cuenta que avanzamos hacia una coyuntura política compleja y que reclama, para alcanzar importantes éxitos, la mayor unidad, entrega y sacrificios posibles de lo mejor de la nación dominicana.