BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

El comportamiento digno y sus consecuencias.

0 comments
 POR STILL PEREZ

Conservar la dignidad, a lo largo de mi vida, ha sido un valor familiar que ha resistido todas las tentaciones y presiones. 

Libré, hace poco, una dura batalla, que procuró arrancar un derecho conculcado contra mi madre, la cual ha entregado su talento, juventud, preparación profesional y experiencia al servicio digno de su país y su región.

 La batalla fue ganada, el renegado entendió que estaba equivocado. 

Pero las batallas de cara al porvenir nunca terminan. En estos momentos libramos una batalla contra la corrupción en nuestro municipio que ha suscitado algunas reacciones.

 Muchas de éstas reacciones, resultan espurias y asqueante.

 Como es normal, los mezquinos se han agrupado contra lo elevado y lo digno. He conservado espacios éticos en mi vida para tener voz en situaciones como éstas. 

He desechado el dinero proveniente de empleos públicos, por la fragilidad ética de nuestro sistema estatal. 

En los próximos días reivindicaremos el respeto que nos hemos ganado. 

¡¡Pa encima!!