BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

La actitud hacia los nuevos cambios en la Ciencia.

0 comments
Por Carlos Julio Feliz Vidal.

La Ciencia es dogma y los dogmas científicos son verdades provisionales.

La actitud hacia el conocimiento debe ser flexible, heurística, y de ser necesaria, revolucionaria.

El conocimiento científico es racional, predictivo y generalizable, lo que no significa que detrás de la concepción científica no puedan haber errores, especialmente en aquellos ámbitos donde la experimentación no es posible.

Los humanos tenemos la asombrosa capacidad de cuestionar la naturaleza y la cultura; tarea en la cual acumulamos y sistematizamos conocimientos, a los que llamamos Ciencia.

Las ciencias físicas se están transformando en la medida que la "cosmogonía" viene "descubriendo" el Universo con la aplicación de nuevas tecnologías que obligan a replantear un conjunto de teorías que venían explicando el cosmos sobre la base de los  paradigmas de la gravedad y la relatividad, enfoques que sí bien tienen un significativo "valor teórico", ya resultan insuficientes para explicar "la materia negra" que "puebla" el Universo y su impacto como fuera giratoria y expansiva.

La inmensidad del Universo va más allá de la comprensión humana, los nuevos conocimientos nos dicen que muchos "fenómenos" no eran como la Ciencia los predicó, incluso, la teoría del big bang para explicar el origen súbito del Universo que conocemos.

Cada vez que nos obligamos a replantear la Ciencia, avanzamos como especie.

El conocimiento científico es "revisable", constituye "una verdad provisional" que cede ante los "nuevos hallazgos" que tengan la fuerza lógica de indicar en  qué sentido  las teorías previas habían incurrido en errores.

Se espera que en este año y en los venideros, tengamos información de primera mano que cambiarán muchas concepciones en el mundo de las ciencias que se ocupan de la naturaleza, incluyendo hallazgos que podrían indicar que otros tipos de vida habitan en este amplio universo, lo que no debería  ser nada extraño, ni para la Ciencia ni para la Religión.

Los paradigmas en las llamadas "ciencias sociales", tan vinculadas a la "historia y a la cultura", también vienen renovándose bajo el influjo de disciplinas que revelan nuevos conocimientos acerca de cómo "actuamos, pensamos y vivimos" los humanos, dada la estructura del cerebro del que estamos dotados (Neurociencia), nuestra adaptabilidad a responder a lo nuevo  (esnobismo) y la preponderancia de las  respuestas "en serie" en un mundo manejado desde una gigantesca estructura de dominación económica, tecnológica, política, jurídica, ideológica y religiosa que hace "desaparecer" progresivamente "la individualidad", bajo unos esquemas de globalización, que vienen convirtiendo el planeta tierra en "una aldea" donde la supervigilancia dejará poco espacio a la "intimidad".

La Ciencia, como todo conocimiento está sujeto a revisión, rectificación y superación, comprender esto nos ayuda a construir el progreso humano.