BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Pandemia: sistema educativo al desnudo

0 comments
POR ISMAEL BATISTA
    
“La educación es un derecho humano para todos, a lo largo de toda la vida, y el acceso a la instrucción debe ir acompañado de la calidad”. Son las consideraciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO)

El aprendizaje es un elemento esencial para la formación del individuo, puesto que, además de ser una vía para la inclusión social e inserción laboral, constituye un factor determinante para el crecimiento económico y el desarrollo del país.

En el mundo de hoy, con el advenimiento de la tecnología aplicada a las disciplinas de la ciencia y la producción, la informática y el internet han erigidos en herramientas fundamentales para la educación y el desarrollo de los Estados. Por lo tanto, la implementación del aprendizaje tecnológico es tarea básica en el sistema educativo en naciones de economías bajas.  

Calidad de la educación

La Organización para la Cooperación y el desarrollo económico (OCDE), es una entidad internacional que trabaja en el diseño de promover políticas que favorezcan la prosperidad, la igualdad, las oportunidades y el bienestar para todas las personas.

En diciembre de 2018 dicha organización presentó los resultados de la prueba PISA (siglas en inglés: Programme for International Student Assessment, correspondiente al periodo de los últimos 3 años, los cuales, para la República Dominicana fueron muy distante de la calidad esperada, tanto para el sector público como para el privado.

Indudablemente influyó en los resultados el exiguo presupuesto destinado a la educación.

Pero con la llegada del 4% para la educación, en 2013, terminó el marasmo crónico del sistema educativo de la Republica Dominicana. Con la llegada abundantes de los esperados recursos, se iniciaría  en el país lo que podría ser la trasformación de la educación.

La construcción de miles de aulas escolares y acondicionamientos de planteles docentes, fue el inicio.

Los sueldos del magisterio nacional fueron incrementados sustancialmente, cursos y talleres de capacitación para docentes se impartieron como nunca antes.

Para beneficio de los estudiantes se estableció el modelo de Jornada Escolar Extendida, que trajo consigo el desayuno escolar y el almuerzo. En adición, fueron donados útiles escolares y uniformes a los educandos.

La Informática no podía faltar. Llegaron los recursos, en efecto, mediante resolución RIC-35-2018 el Ministerio de Educación (MINERD) apertura licitación para la adquisición de plataforma informática con el propósito de implementar el modelo en las escuelas.

Citamos: ”adquisición de dispositivos e infraestructura Tecnología de Información y Comunicación (TIC), de servicios de instalación y soporte técnico para los estudiantes y docentes de 150 centro educativos públicos dentro del marco del programa Republica Digital- Componente- Educación, Un Estudiante -Una Computadora, Un Docente- Una Computadora”.

En consecuencia, miles de computadoras fueron donadas a estudiantes y profesores

Los resultados

Aun no se ha evaluado el uso del formato virtual en la educación pública, en medio de pandemia. Pero, si partimos del criterio de la realidad (TIC) en la sociedad dominicana, podemos elucubrar hipótesis y conclusiones.

Para ello, explicitamos algunas consideraciones básicas para la docencia virtual en la educación pública dominicana:

datos ofíciales sobre el uso y el acceso a las tecnologías de información y comunicación (TIC), indican que solo el 13 % de la población mayor de 5 años posee al menos una computadora en casa.

Porcentaje que disminuye sensiblemente en los sectores marginados, que es de donde proviene el grueso de los estudiantes que asisten a escuelas públicas.

A esta situación agrégale la ausencia de una plataforma digital básica en el MINERD
También en ese mismo orden, es un hecho que la materia en computación impartida en el MINERD, sigue el mismo sendero de la realidad de la educación dominicana.

En conclusión, el año escolar 2020-2021, entremedio de pandemia de la COVID-19, quizás sea el más costoso y el de menor provecho en la historia educativa de la República Dominicana, porque el sistema nacional no está preparado para el modelo virtual de la enseñanza.

Afortunadamente, para el futuro de la educación dominicana han aflorados las evidencias de las profundas deficiencias de la educación que, para superarlas, se necesita impulsar una verdadera revolución educativa. Falta mucho por hacer.

P.D. Es oportuno recordar expresión de expresidente dominicano: “el problema de la educación dominicana no es solo un problema de recursos”.