BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

¿Porque es importante preservar los 60 metros de la pleamar?

0 comments
Por Euren Cuevas

Los 60 metros de distancia fijado en la anchura de zona marítima se tomó en cuenta, para impedir construcciones en la misma área de las playas dominicanas, amparada en la Ley 305 que establece la protección en todo el territorio nacional, de una franja comprendida entre la línea de la pleamar y la bajamar, llamada zona de las mareas, no solamente para las playas también para las costas arrecifales.

De acuerdo a la Ley 305, esta franja de los 60 metros, también se aplica a los ríos, lagunas, arroyos, lagos navegables y flotables bajo la acción de las mareas, en estos últimos casos los sesenta 60 metros, quedan determinados a partir de las orillas de esos cuerpos de agua.

Es importante resaltar que los 60 metros de la pleamar busca conservar la belleza de los paisajes costeros y marinos, sino de proteger y conservar la biodiversidad tan particular y significativa de los ecosistemas marinos de las costas dominicanas, acción que se ha implementado a raíz de la promulgación de la Ley 64-00, sobre el Medio Ambiente y los Recursos Naturales.

Destacar que como consecuencia de las disposiciones comprendidas en esta Ley, se prohíbe todo tipo de construcciones dentro de esa franja de los 60 metros, a orillas del mar o de los cuerpos de agua indicados, aun cuando sean de carácter provisional, salvo aquellas que, excepcionalmente, autorice el Poder Ejecutivo para fines turísticos y de utilidad pública, mediante decreto presidencial.

Pero actualmente en muchas zonas costera de nuestro país establecimientos comerciales se han apostado dentro de los 60 metros, por lo que están violentando la ley afectando así la flora y biodiversidad en la zona.

Es por eso que la prohibición de construir dentro de los 60 metros, es para evitar que las olas choquen con las edificaciones ya que los golpes de las olas hacen que profundice la playa hasta provocar que erosiones que significa, que el mar gana terreno y la zona firme lo pierde, provocando que la ciudadanía no pueda disfrutar de la misma.

A esto se le suma que las construcciones eliminan las dunas que protegen los humedales costeros, dándole facilidad también al mar a entrar a ellos y vegetación costera, destruyendo la zona firme.

Hay que resaltar que las violaciones a las disposiciones de la Ley 305, se sancionan con penas menores de dos meses a un año de prisión o con multas de RD$200.00 a RD$1,000.00 o ambas penas a la vez.

Deben las autoridades actuales en lo inmediato para sin contemplación, sea quien sea que se encuentre en el lugar, recuperar esas áreas que han sido tomadas por desaprensivos para establecer negocios y lucrarse a través de terrenos del Estado.