BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

"Cuando el justo gobierna, el Pueblo se alegra".

0 comments
Por Still Pérez

Siempre he agradecido a Dios, porque, aun sin caudal económico ni poder gubernamental, he sido un afortunado de los amigos valerosos. Carlos Julio Féliz Vidal es mi amigo, profesor, mentor y director corporativo.

Le conocí cuando me iniciaba en el Ajedrez. Y, habiendo yo obtenidos importantes triunfos en ese deporte, al ganar cada partida sin perder un encuentro, fue el primer ajedrecista que me ganó. De Inmediato nació una admiración y respeto hacia él, siendo yo tan sólo un niño.

Pero Carlos Julio también era un muchacho, un joven muy maduro intelectualmente y de un exito sin parangón para su edad, habiendo ya destacado como docente universitario, abogado litigante y presidente del Colegio de Abogados seccional Barahona en dos ocasiones. También ya había sido presidente de la Junta Electoral en la Región Enriquillo (Pedernales, Independencia, Bahoruco y Barahona).

Sus valores humanos son impecables, nunca le he oído proferir malos comentarios acerca de nadie, pues siempre busca lo valioso de cada cual y lo aprecia y dimensiona. Carlos Julio aconseja, dirime conflictos humanos, cubre múltiples faltas al amigo y es solidario sin límites. Su ego es casi nulo, algo raro entre los abogados.

No duerme tranquilo, si un amigo tiene alguna dificultad. Sufre profundamente las desgracias ajenas, pero también celebra su propia alegría y la de sus amigos espléndidamente. 

Al saber que tiene aspiraciones a presidir el importante Colegio de Abogados de la República Dominicana, he decidido derivar todo mi apoyo hacia esas dignas y legítimas pretensiones. El Sur lo apoyará sin restricciones y una mayoría notable del país también lo hará, entre los que hay abogados, jueces, fiscales, académicos y procuradores.

La clase abogadil del país está alegre por la noticia de esas aspiraciones del Doctor Carlos Julio Féliz Vidal.

¡¡Vamos pa encima!!