BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Mis agradecimientos a tantas gentes valiosas.

0 comments
Por Dr. Carlos Julio Féliz Vidal

Hace unos días, que mi nombre quedó asociado a una pretensión de ser presidente nacional del Colegio de Abogados de la República Dominicana, entidad que es una Corporación de Derecho Público, llamada a defender y regular el ejercicio de una de las profesiones más útiles a la humanidad, la abogacía.

Desde que tal pretensión ocupó algún espacio en las redes sociales, he recibido el respaldo entusiasta de múltiples abogados del país, de personalidades relevantes del quehacer judicial, del ministerio público, de la defensa pública y de los litigantes privados.

A esa corriente de simpatía se suman abogados sin importar la filiación política, y amigos que ofertan apoyo, trabajo, recursos, sencillamente, porque creen que desde una gestión que coloque el Colegio al servicio de la dignidad de los abogados, se fortalece  la vida institucional del Estado.

Doy gracias a Dios por la cobertura del proyecto, a sabiendas de que el reto es exigente, que las dificultades existirán, y que como en todo lo valioso, para conseguirlo, habrá que hacer sacrificios, cuya recompensa, no ha de ser otra, que el aumento de la dignidad de los letrados que ejercen las profesiones jurídicas en el país.

Gracias de corazón ante tantas muestras de solidaridad y simpatía, que provienen de tantos lugares de la República, con la inquebrantable intención de hacer este proyecto una realidad nacional, a favor de todos los abogados del país.