BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Policía aclara pasó caso supuesto asalto punto drogas a la DNCD en Barahona

0 comments
POR OMAR MEDINA

BARAHONA.- La dirección regional Sur de la Policía Nacional con sede en la ciudad de Barahona, aclaró el jueves que son inciertas las informaciones de que miembros de de esa institución estén protegiendo a un alegado dueño de un punto de ventas y distribución de drogas en el sector Jarro Sucio, de Villa Central, debido a que atraparon a un hombre que presuntamente asaltó al punto y dejó el libertad al propietario del negocio ilícito.

El sargento Manuel Rubio, vocero de la regional Sur de la Policía, explicó que el pasado 14 de septiembre el operador de radio recibió una llamada telefónica de una persona no identificada, la cual dio la información de que un carro blanco había raptado a un niño en Jarro Sucio, todas las unidades fueron desplegadas con el propósito de ubicar el vehículo y rescatar al alegado niño.

Agregó que la detención de Alejandro Valdez, de 22 años, residente en el sector La Puya de Arroyo Hondo, del Distrito Nacional, ocurrió próximo al cruce de Cabral, a unos 4 o 5 kilómetros de donde ocurrió el supuesto asalto, cuando iba en el carro Nissan Note, blanco, Placa A927282 en dirección a la capital. Sus acompañantes emprendieron la huída.

Sostuvo que en ningún momento las unidades policiales llegaron al alegado punto de drogas, sino que dieron persecución en una calle próxima a la salida de la ciudad, porque se creía que se trataba de un secuestro de un niño.

Adelantó que tan pronto el imputado confesó a la Dicrim de que él y sus acompañantes (prófugos), no habían raptado a ningún niño, sino que se trató de un atraco a un punto de drogas, fue transferido a la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), para que dé seguimiento al dueño del supuesto punto y lo ponga bajo arresto.

Aseguró que las funciones de la Policía no son perseguir puntos de ventas y distribución de drogas, a menos que sea en flagrante delito, ya que es una competencia de la DNCD y el Ministerio Público.

Al detenido se le ocupó 956 pesos, 14 porciones de un vegetal que se presume marihuana y una porción de un polvo blanco que se cree que es cocaína, así como una balanza, dos bocinas, una planta de música, una cartera negro vacía. Cuyo vehículo quedó con los cristales destruidos con piedras por la persecución de los pobladores, que creían que se trataba del rapto de un niño.