BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

OPINION: Insisto

0 comments
Por Virgilio Gautreaux 

Previo a la terminación de la Presa de Monte Grande, debe crearse una estructura insterinstituicional con el propósito de elaborar el Plan de desarrollo Integral del Valle de Neiba.

La estructura propuesta debe estar integrada por los Ministerios de Economía, Planificación y Desarrollo-MEPYD, Agricultura, así como el Instituto Agrario Dominicano-IAD- y el INDRHI. También deben participar el INDESUR y otros organismos competentes del ramo, de la Región Enriquillo.

Actualmente se dispone de tiempo suficiente para realizar estos importantes trabajos de planificación, de manera que los recursos que se están invirtiendo en la construcción de la presa y sus canales de distribución de agua, sirvan para provocar una verdadera revolución agrícola, pecuaria, económica y social, en beneficio de las miles de personas y productores, que habitan en el Valle de Neiba y en las áreas bajo su  influencia.

Esta plataforma desarrollista implica cambios institucionales en las entidades más arriba señaladas que operan en la Región, para evitar que la conocida politiquería no se apropie de posiciones técnicas, colocando en su lugar cuadros políticos y personas ajenas al desarrollo regional.

El tiempo presente es propicio para que esta estructura interinstitucional (que debe ser encabezada por el Ministerio de Economía) comience sus trabajos de inmediato.

Corresponde al MEPYD y su Viceministerio de Cooperación Técnica, gestionar aquellas agencias competentes internacionales para que diseñen este importante Plan de Desarrollo.

INSISTIMOS nuevamente en que estas infraestructuras son la base para el despegue económico y social de las decenas de miles de personas que viven en el citado Valle.

INSISTIMOS en que esta obra que financia el pueblo dominicano, tiene que servir a la gente del Sur y a los productores del Valle y áreas circundantes, de modo que miles y miles de personas salgan de una vez de la pobreza y que dejen de diseminarse en todo el país huyendo de la pobreza y el abandono.

INSISTIMOS en que esta obra no debe ser utilizada y su agua monopolizada, por cultivos pos-esclavistas como son la caña y el tomate, así como otros cultivos para alimentar cerdos y pollos, todos caracterizados por duras condiciones de trabajo y salarios reducidos de subsistencia.

El poscolonialismo agroindustrial está muy activo monopolizando tierras con vocación para el desarrollo de la agropecuaria y empresas que manufacturen rubros agrícolas y ganaderos.

El exitoso proyecto Yaque del Sur, Azua-YSURA, es una referencia de primer orden para la elaboración del Proyecto de Desarrollo del Valle de Neiba. No hay  que ir muy lejos.

El Ministerio de Economía Planificación y Desarrollo-MEPYD, debe entender que no se puede cncentrar la cooperación económica internacional en una sola Región del país, sino que debe democratizar sus gestiones, de manera que otras regiones más pobres de República Dominicana, puedan el enrumbarse hacia un mejor destino en este siglo XXI.