BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

No debió ocurrir

0 comments
Por Ramón Tejeda Read

No debió ocurrir que a pocos días de instalado aquí el reino celestial de la ética y la moral se destapara un fraude multimillonario en la Lotería Nacional.

No debió ocurrir que acabadito de llegar ese reino y vociferando quiebra repartieran cien millones de pesos del dinero del pueblo.

Tampoco debió ocurrir que un diputado y alto inversionista en la campaña electoral para ese reino celestial y parte de sus socios y militantes fueran apresados en EEUU por narcotráfico.

No debió ocurrir en ese reino beatífico, ¡Oh destino malvado!, que varios funcionarios quedaran señalados como acosadores sexuales.

En el reino puro que se nos prometió no debió ocurrir que Educación pagara mil trescientos (1,300) millones de más en una “pequeña” licitación.

Tampoco debió ocurrir que ese mismo MINERD tuviera que suspender dos concursos para maestros por manejos dudosos.

Tampoco debió ocurrir que dos ministras de la Juventud, ¡oh, juventud, tesoro de pulcritud perremeista!, hayan sido apartadas de su cargo por manejos nada santos.

En el reino de la beatería perremeista no debió ocurrir un escándalo mayúsculo en el INABIE para favorecer a suplidores de la más ética y sacrosanta militancia gobiernista.

No debió ocurrir que la nómina de dos millones de pesos de la Comisión de Apoyo al Desarrollo Provincial fuera llevada a más de sesenta, con creación de botellas de todo tamaño, sin que la vigilante mayor de la ética y la moral oficiales diga nada.

Pero lo que jamás debió ocurrir en este reino celestial es que los Papeles de Pandora nos comunicaran que el Santo Mayor del Altar de la Moral y la Ética Perremeistas es tan fanático del Paraíso que tiene sus capitales en paraísos fiscales.

Tampoco debía ocurrir, desde luego, que los púlpitos donde se predica esa moral y los eminentes centros y oenegés donde se estudian tan importantes temas callen frente a tanta desvergüenza.