BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Policías al servicio del CAC apresan y golpean a comunicador y abogado Obispo Figuereo

0 comments
POR JOSE CORNIEL

BARAHONA: Agentes de la Policía Nacional supuestamente al servicio del Consorcio Azucarero Central (CAC), arrendatario del Ingenio Barahona, apresaron y golpearon al comunicador y abogado Obispo Figuereo en esa ciudad.

El atropello fue perpetrado por el Mayor Ramírez Stephan, acompañado de dos agentes más, denunció Figuereo, quien expresó que se dirigía en su motor a Tamayo y al llegar al lugar conocido como Palo de Leche vio que el CAC cometía una nueva agresión contra el ambiente, por lo que sacó su celular y empezó a hacer fotos con fines de noticias, momentos en que fue rudamente golpeado por el referido mayor y dos acompañantes al servicio de Consorcio Azucarero Central.

"Me dieron galletas y trompadas por todos lados, me rompieron la camisa a jalones, también me rompieron el casco protector que traía puesto y procedieron a traerme preso al cuartel de la Policía en Barahona, por el sólo hecho de detenerme a hacer unas fotos de los desmanes que están llevando a cabo en esa zona", indica Obispo Fifuereo en su denuncia.

Según se puede observar en las fotos, el agredido comunicador y abogado presenta golpes en la cabeza, el pecho y la rodilla de su pierna derecha.

Obispo Figuereo fue apresado a eso de las 12:30 de la tarde de hoy martes, momentos en que se cometió el atropello con violencia física en su contra.

Actualmente, Figuereo se encuentra detenido en la sede de la Direccional Regional Sur de la Policía Nacional con asiento en Barahona.

La Coalición de Organizaciones de la Región Enriquillo, condena dicho apresamiento y dice que el mismo guarda relación con la lucha que se lleva a cabo por la recisión del contra de arrendamiento de las tierras del Consejo Estatal del Azúcar (CEA), para que las mismas sean puestas al servicio de los productores de la región mediante una cooperativa.

En tal sentido, demanda la pronta libertad del comunicador y abogado, así como que sean sancionados ejemplarmente sus verdugos, para que respeten los derechos humanos y el derecho que tiene la gente a exigir mejores condiciones de vida.