BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Presidente Abinader escuche a los barahoneros

0 comments
 
Por Freddy P. Galarza

Los barahoneros han lanzados su voz de alerta oponiéndose al posible traspaso del emblemático Hotel Guarocuya, y en su lugar instalar un supuesto hospital Oncológico luego de la rotura del contrato de arrendamiento entre el periodista Melton Pineda y el gobierno.

No, nos oponemos a la existencia de un centro médico oncológico en el municipio, lo que no se puede permitir es que se tome dicho edificio para compracer a unos pocos para tales fines, para eso hay bastante terreno en Barahona.

El hotel Guarocuya construido en la década de los 50, es para los barahoneros una vieja reliquia y nos trae gratos recuerdos, su entorno con el malecón se ha convertido por años en un lugar de esparcimiento de la población, sus playas ahyacentes como Punta Ingresa han sidos siempre el baneario de los pobres .

Poco se sabe de las razones que motivaron al rompimiento del contrato de arrendamiento del Hotel Guarocuya y el comunicador Pineda y el gobierno, que se había firmado por un periódo de  27 años  a partir del 2014 .

Recordar que este hotel a pasado por varias administraciones desde su inauguración en la época de Trujillo, con baja y alta, antes de pasar a mano del periodistas Melton Pineda, estuvo cerrado por un largo tiempo y casi en ruina, con sólo 24 habitaciones, ahora con 74, recuperado. Reconociendo la crítica de que su arrendamiento fue a precios de vaca muerta .

Lo que nos preocupa ahora como barahonero, es el destino final de sus instalaciones y que pasará luego de los pronunciamientos hechos público por el diputado del PRM, Moisés Ayala,  interesado en la instalación allî de un centro médico oncológico que sería necesario en la región, pero no en ese lugar turístico de Barahona.

Siempre se a cascareado las pocas habitaciones hotelera que existen en esa zona que pueda albergar una cantidad considerable de turistas y  que en el futuro puedan visitar toda esa costa desde Barahona hasta Pedernales,  bañada por el mar caribe.

Parecería toda una contradición tomar el Hotel Guarocuya y desaparecer consigo unas 74 habitaciones, con que cuenta el complejo, que está ya en condiciones para seguir aportando al  “vapuleado desarrollo turístico” de la región.

Ahora se quiere borrar del mapa un símbolo de los barahoneros como el hotel Guarocuya, como lo ha sido el Arco del Triunfo .