BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Barahoneros temen desaparezca el histórico río Birán

0 comments
Por Juan Francisco Matos

BARAHONA:  Los barahoneros contemplan impotentes como languidece el río Birán que cruza por el mismo centro de esta ciudad, producto de los desechos plásticos, malezas, basura, escombros, entre otros desperdicios que se observan en varios de sus tramos.

Actualmente la gran cantidad de malezas y desechos plásticos en el área del puente de la avenida Enriquillo en la zona del malecón, impiden que las pocas aguas que tiene el río que se desplazan desde el área de su nacimiento, desemboquen con normalidad en el Mar Caribe por la playa Punta Inglesa.

Comunitarios recuerdan que el Birán que era uno de los ríos caudalosos del Suroeste en las décadas de los años 60 y 70, comenzó a menguar sus aguas tras manos criminales iniciar la tala de los grandes y frondosos árboles que existían en su cabecera y el curso de este hasta la avenida Enriquillo de la zona del malecón, para utilizar la madera en la construcción de viviendas y fabricación de carbón vegetal.

"La situación de nuestro Birán se complicó cuando las familias que se establecieron a ambos lados de sus orillas comenzaron a arrojar en sus aguas basura y toda clase de desperdicios lo que trajo como consecuencia que también las aguas del mismo se contaminaran", comentó el anciano Luis Manuel Pérez Féliz.

Otros comunitarios traen a colación el hecho de las aguas continuaron contaminándose desde que choferes de comenzaron a lavar todo tipo de vehículos en la cabeza del río y otros tramos de su curso, acción que nunca fue ni ha sido enfrentada por las autoridades de Salud Pública de otras instituciones.

Otro factor que incide negativamente sobre el río Birán es la sequía que se registra cada año en esta zona que en ocasiones se prolonga por mucho tiempo.

"Muchos años atrás, cuando llegaba la sequía nuestro río, casi no disminuía su caudal de agua, debido a que la espesa y amplia vegetación que cubría el área de su nacimiento, era virgen, o sea, que no había sido tocada por los depredadores", coincidieron otros lugareños.

Actualmente las familias que habitan en ambos lados del cauce del afluente y comerciantes desaprensivo siguen, arrojando en sus aguas todo tipo de desperdicios, ante la mirada atónita de pobladores que ya están cansados de solicitar a las autoridades de las instituciones correspondientes que rescaten esta importante fuente de agua que casi desaparece.

Indican que no se justifica que las autoridades de las instituciones que velan por la preservación y cuidado de los ríos y playas se hagan de la vista gorda ante un caso que afecta a un afluente de agua local que forma parte de la historia de Barahona.