BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

¿Los diputados de nuestro país son príncipes?

0 comments
Por Ernesto Heredia

No hay nada más indignante que ver y/o escuchar a un diputado de nuestra Nación, decir de manera pedante, que ellos son príncipes, justificando los privilegios que tienen por pertenecer a la Cámara Baja.

Da pena y verguenza que nosotros tengamos que seguir votando por gentes que se creen que son mejores personas que los demás, sólo por que ocupan una posición de exención en el Estado Dominicano, y producto de ello tenemos que brindarle mucha pleitesía, como si ellos fueran Dios.

“La pobreza más grande de una persona es presumir su ego, alardear su falsa personalidad y creerse superior a los demás”.

Es lamentable que el señor Eugenio Cedeño,  diputado por el Partido de gobierno se exprese de esa manera, cuando ellos dicen llamarse el gobierno del cambio. Nostros como ciudadanos, somos los únicos culpables de que personas como este caballero nos representen en el congreso.

Mientras votemos por el solo hecho de que nos den una fundita o un pica pollo, seguiremos sumidos en una pobreza más que económica, mental; porque no podemos seguir pensando en que los que tienen el poder, son los únicos que tienen derecho a una vida digna.

Señor Cedeño, aquí en República Dominicana no hay príncipes, si usted quiere serlo, séalo en su casa y no piense que por ser congresista puede ser más grande que todos.  A usted, igual que a todos los que son diputados y senadores, les toca legislar para el bien del pueblo dominicano, y más aún, para los más desposeídos, no para beneficios personales.

Vamos a legislar con ejemplos, con el objetivo de lograr una mejor nación, sin vacas sagradas, ni regalías por ser funcionario, o por tener un alto rango en alguna institución militar, como expresó. 

“La grandeza de las personas no se mide por dinero, fama, estudios ni belleza. Sino por la lealtad de su corazón y la humildad de su alma”. 

SOLO DIOS ES GRANDE!