BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Alcalde Mictor Fernández da a conocer su posición respecto al Hotel Guarocuya

0 comments
Por Mictor Fernández 
 
Los pueblos que no conservan sus monumentos no podrán recordar su historia, como consecuencia de esto tendrán poco que exhibir a las nuevas generaciones.

Europa (Viejo continente) fundamenta su turismo y grandeza en poder mostrar sus monumentos mil años después.

 Que hubiese pasado con la Torre Eiffel, construida en el 1889, París Francia, si se le hubiese antojado a un grupo de mercaderes de la medicina construir en esos terrenos un hospital, con el argumento de que París necesitaba más salud; hoy no fuera un ícono mundial, se dice que ese gran monumento (Torre Eiffel) es mencionada en el mundo más que la ciudad de París, siendo visitada por más de 6 millones de personas al año, más del 80% de los turistas que visitan a París, lo hacen por visitar esta gran obra arquitectónica, siendo esta la ciudad de la cultura, y por haberse llevado a cabo el más grande movimiento político/social que conoce la humanidad  la “Revolución Francesa” ícono de los derechos humanos del mundo. 

Lo antes escrito deja claro la grandeza de los monumentos en los pueblos, Barahona no sería la Perla del Sur sin su historia y símbolos (El reloj del parque y su historia, Playa Saladillas, Restaurant la Roca, Jaime Mota, La Bahía, Brisas del Caribe, Arco de Triunfo y el gran Hotel Guarocuya), las luchas por mantener nuestros monumentos históricos, no debe, ni puede ser un tema político/partidario, mucho menos económico, debe ser por patriotismo y apego a nuestra ciudad. 

Si razonamos sobre el aspecto legal del derecho de propiedad instituido en la Constitución Dominicana del 2010, habría que examinar si este derecho aplica para los íconos históricos de los pueblos, aunque debemos recordar que el Hotel Guarocuya no es un monumento histórico en derecho, pero sí de hecho por su significado; aquí nos apegamos a la máxima jurídica que establece “entre el derecho y la justicia, predomina la justicia”. No obstante, a la precitada normativa constitucional la ley 176-07, sobre Municipios y Distrito Nacional en su artículo 19, específicamente en los acápites A, D, F y H, establece claramente la facultad de los ayuntamientos sobre las construcción o remodelación dentro de la demarcación y áreas geográficas determinadas, desde nuestro rol como gobierno municipal haremos todo lo que haya que hacer para mantener este y todos nuestroa símbolos históricos, no daremos un paso hacia atrás con nuestra posición de que el Hotel Guarocuya no sea utilizado para ningún tipo de centro médico, sino que el mismo se convierta en lugar de atracción de turista con miras a proyectar más nuestra ciudad. 

A cada buen barahonero nos surgen las preguntas siguientes: ¿Quién o quiénes pretenden construir un hospital en el malecón utilizando las instalaciones del histórico Hotel Guarocuya?, ,¿Legalmente pertenece el Hotel Guarocuya a la Corporación de Fomento de la Industria Hotelera y Desarrollo del Turismo o al Municipio de Barahona?, ¿Tiene esta institución gubernamental facultad legal para pasar un hotel en desarrollo turístico a un hospital privado?, ¿Conocen las autoridades locales y la provocación este funesto proyecto?, ¿Cuentan los promotores del proyecto con los permisos legales (No objeción del ayuntamiento, Medio Ambiente, Obras ´Públicas, Sanidad Ambiental del Ministerio de Salud Pública) entre otros?.

El autor es: Alcalde del municipio de Barahona.