BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Muere una dama ejemplar de Barahona, Doña Josefa Iris Galarza Vidal.

0 comments
Por Carlos Julio Féliz Vidal

Barahona perdió una provinciana adornada de inmensas  virtudes; dueña de una atrayente personalidad, de trato afable y alma servicial, me refiero a doña Josefa Iris Galarza Vidal.

Doña Pepa, como cariñosamente le decía la familia, marcó a varias generaciones en su natal Enriquillo, inspirándoles a cultivar valores cristianos y a desarrollar trabajo social y cultural, lo que hace que tantas gentes le recuerde en dicho pueblo con fruición.

Tenía muchos años residiendo en Barahona, ciudad en la que se consagró a servir a la familia, a la iglesia y a la sociedad, con la entereza de quien se sabe dotado de la gracia y el talento que le permiten ser colaborador de Dios en la Tierra.

Dios premió su vida con muchos años, estaba próximo a cumplir 100 veranos el próximo 07 de julio.

Desde que conocí a esa dulce mujer, su nobleza me cautivó. Su sonrisa espléndida le daba sentido a los chistes que contaba en su presencia; sus manos de seda y su dominio del arte de cocinar, jugaron a la perfección para hacer platos exquisitos que disfrutaron familiares y amigos.

Su vasta cultura, sus vivencias, su entrega apasionada, son retrato de que su paso por la vida fue fructífero, de que su luz estaba colocada sobre una mesa para iluminar la vida de otros en el tránsito provisional de la existencia humana.

Doña Josefa tuvo una magnífica hija de crianza en Karim Fabricia Galarza Leguer, abogada destacada del país en quien se dibujan notables rasgos de la personalidad de la dama fallecida.

A Josefa le sobriven hermanos, "una hija" y nieta de crianza, sobrinos, primos, amigos y admiradores, que lamentan su despedida, pero que al propio tiempo, agradecen a Dios la longevidad conque la premió, bajo la certeza de que para una cristiana como ella, "la muerte le es ganancia".