BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Falta medicamentos hospital PAP agudiza crisis de salud en Paraíso

0 comments
POR OMAR MEDINA

PARAÍSO, Barahona. –  La falta de medicamentos, de servicio de ambulancia, retiro de desechos contaminantes y alumbrarse con celulares o velas cuando no hay luz, son algunos de los diagnósticos que agravan la profunda crisis de salud por la que atraviesa este municipio, debido a que en el hospital Programa de Asistencia a Paraíso (PAP), no hay de nada.

Los pacientes llegan al PAP solo con la esperanza de que les indiquen algún medicamento para salir a buscarlo en las farmacias establecidas allí, porque nunca hay furosemida para tratar a pacientes con retención de líquidos y con alto riesgo de insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial, hepática, entre otros males.

Tampoco cuentan con medicamentos básicos como difendramina, Ketorolaco, citar compuesto, soluciones, así como bajantes, catéter, y otros materiales de primeras atenciones.

Mientras una cola de pacientes crecía la noche del domingo en busca de asistencia, se presentó un corte energético por unos 15 minutos que obligó a unos pacientes en el área de emergencia encender los focos de sus celulares porque el centro se quedó a oscura por la falta de una planta energética y un inversor que cubra esa necesidad.

Cuando las mujeres en labor de parto acuden al PAP reciben las primeras atenciones y luego son enviadas al hospital Jaime Sánchez de la ciudad de Barahona, ubicado a 32 kilómetros. La situación se agudiza cuando llegan pacientes con profundas heridas porque no tienen a que “echarle” manos.

Según explicó un empleado del PAP, el camión de la basura del Ayuntamiento municipal tiene más de una semana que no pasa a retirar los desechos contaminantes y no contaminantes, los cuales se encuentran amontonados cerca de la entrada de la marquesina del centro de salud donde acuden perros a explorar que comer.

Sostuvo que la situación de ese hospital es cada vez más crítica por la falta de suministros médicos y que se encamina a empeorar por la falta de respuestas de las autoridades del Servicio Nacional de Salud y Ministerio de Salud Pública.