BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

La ingenuidad de Putin en la guerra de Ucrania es un insulto

0 comments
Por David Ramírez

Cuando los Estados Unidos decidieron invadir a Irak, lo primero que hicieron fue destruir las infraestructuras de ese país, como puentes, aeropuertos, estaciones de trenes, los centros de toma de decisiones, los campos de gas y petróleo, las instalaciones eléctricas y suministro de agua, en fin, el propósito no solo era hacer rendir a Sadam Husein y derrotar a su ejército,  sino también para atemorizar a la población y desalentarla a que pudiera plantarle a las tropas yanquis una dura resistencia. 

¿Por qué Los Estados Unidos tomó esa decisión que para muchos “civilizados” es un método  bárbaro? Porque en la guerra las instalaciones e infraestructura no se dividen en militar y civil. ¿Por qué motivo? Porque el enemigo puede utilizar lo civil como militar y viceversa.

A los Estados Unidos no le importaba durante su invasión a Irak los Derecho Internacional Humanitario o las Convenciones de Ginebra y sus normas para proteger a los civiles en guerras,  lo que le importaba era tener la menor baja posible en sus tropas y ganar la guerra en el menor tiempo posible. 

La tontería militar más grande la está cometiendo el presidente Vladimir Putin en Ucrania. Invade a ese país, pero no toca sus instalaciones ni infraestructuras, en los seis meses que lleva lo que él llama "Operación Especial", todas se han mantenido intacta, no han sido tocada ni con el pétalo de una rosa. Es más, ni siquiera el Palacio Mariyinsky, sede del gobierno, donde el  presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky y sus generales elaboran y organizan estrategias de defensa de la nación o reciben a funcionarios y militares de la OTAN, ha sido tocado. 

¿Verdad que es una guerra bastante extraña? Tan extraña que a veces creo que entre Putin y Zelensky existe un acuerdo tácito, que posiblemente la humanidad nunca llegue a conocer.

¿Cuál es la excusa de Putin para no ordenar a las Fuerzas militares rusas destruir las instalaciones e infraestructuras en las ciudades de Ucrania en manos del gobierno? Supuestamente, escriben algunos medios rusos y europeos, que es para no hacer sufrir a la población y porque restaurarlas podría ser muy costosa para Rusia. ¿Pero las vidas de los soldados rusos no valen nada? 

Mientras tanto, los puentes sobre el río Dniéper se mantienen intactos y son utilizados por Ucrania para mover equipos y tropas para su exitosa contraofensiva, poniendo en ridículo a las tropas rusas con una desmoralizante derrota en la región de Járkov.

Con esa extraña ingenuidad de Putin, ahora si que estoy a punto de creer que posiblemente en unas semanas, no meses, la bandera de Ucrania ondeará en Kherson, también en las ciudades de Zaporiyia, Crimea, en las regiones de Donetsk y Lugansk.

Es más, con ese comportamiento de Putin, ya todo me parece posible, como que las tropas ucranianas y los mercenarios de la OTAN ataquen a Rusia, ocupen Moscú, hagan capitular al gobierno y lleguen a desmembrar a la federación Rusa.

Putin parece que no comprende que está en una guerra, no contra Ucrania, sino contra la OTAN,  que le hará la guerra hasta el final con tropas ucranianas como “proxis”, hasta que caiga el último soldado.