BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Les voy a compartir brevemente mi lucha contra el cáncer.

0 comments
Por Charinee Ovallles
Tomado de Facebook

Como sobreviviente de cáncer, diagnosticada la primera vez con cáncer de ovario grado 2 con metástasis en los intestinos con apenas 19 años de edad, del cual salí victoriosa gracias en primer lugar a Dios que todo lo puede, a los médicos en especial a mi Ángel de la guarda que me cuida desde el cielo: mi tío Tony (Dr. Basilio Ovalles) y en el a los demás que me asistieron (Dr. Amaro, Nancy Alam, Benny González), a mis padres, hermanos, tíos, primos, amigas/as que siempre estuvieron a mi lado para darme fuerzas de nunca rendirme, del cual sufrí una recaída a los 24 años con este mi vida se vió al borde de partir del mundo existencial donde no veíamos salida porque cada día se tornaba peor y me complicaba más y más, pero mi fortaleza, mis deseos de vivir, las ganas de poder volver a cargar a mi hijo que con apenas un añito veía a su mami postrada en una cama y lloraba sin entender por qué mami no podía cargarlo, más el apoyo de toda mi familia (incluyendo mis amigas/os) que estaban ahí dándonos fuerzas tanto a mi como a mis padres y hermanos. 

A todos esos que me donaban sangre cada vez que había que transfundirme, nunca recibí un no de su parte: @franklinsoriofficial @mguaroa @calmon26 @germanruizmejia #Junior @rafaelmirandagarcia, tantas personas que siempre les agradeceré su apoyo y amor constante. A pesar de tantas pruebas y tantas noches de incertidumbre logramos salir adelante y recuperar la salud, hace dos años recibí nuevamente la aterradora noticia de que padecía un cáncer ductal infiltrante bilateral de mamas que había también hecho actividad en mi hígado, con más fuerzas lo enfrenté y estaba segura que podía superarlo. 

Por eso en este día 19 de octubre, designado para promover la prevención de esta enfermedad, quiero dar testimonio de que la detección temprana de este tipo de afección es capaz de salvar tu vida. Por eso te pido que te cuides y actúes para prevenirla y detectarla a tiempo. Que pongas todo en manos de Dios y mantengas siempre actitud positiva, es la mejor medicina para el alma. Bendiciones y a luchar contra viento y marea, porque Dios nos hizo guerreras.