BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

El ejército ruso está agotado y desmoralizado en Ucrania

0 comments
Por David Ramírez.
 
Con la retirada del ejército ruso de la ciudad de Kherson, en Ucrania, como cobardes sin luchar, queda demostrado lo que he venido escribiendo desde el inicio de esa desastrosa guerra o "operación militar especial", como la llama Moscú: Que Vladímir Putin, presidente de la Federación Rusa, es un gallo manilo, un gobernante pusilánime e irresoluto, un mediocre comandante en jefe, al igual que sus generales y los oligarcas que han amasado enormes fortuna como sus estrechos colaboradores.

Es muy probable que el ejército ucraniano, de ideología e inspiración nazis, además reconvertido en proxis de la OTAN, no cruce el rio Dnieper para perseguir a las desmoralizadas tropas rusas, ya que semejante tarea (intentar cruzar tropas en barcos o portones debajo de una lluvia de artillería un río como el Ozama, pero con un ancho en kilómetros de Santo Domingo a San Cristóbal), sería más que una locura, sería un suicidio. 

El próximo objetivo del ejercito de Ucrania será liberar el territorio de la región de Zaporiyia que aún queda en manos de las tropas rusas, para aislar completamente la península de Crimea y las regiones del Dombás, y créanme, es casi seguro que veremos las mismas escenas que ocurrieron en los alrededores de Kiev y luego en la región de Járkov, tropas rusas huyendo como gallos manilos,  dejando por el camino un reguero de tanques y municiones.

Por lo tanto, una solución para salvar la cara del ejército ruso y de la misma Rusia, sería la dimisión  de Vladímir Putin, del cargo de presidente de la Federación Rusa y luego juzgado por traición.