BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Vamos mal

0 comments
POR SANTO SALVADOR CUEVAS 

Hace apenas 3 días que, frente al techado deportivo de Tamayo, donde está ubicada nuestra cocina industrial, dos jóvenes que se desplazaban en una motocicleta con pasamontañas y armados, se abalanzaron sobre una joven a la que le arrebataron un celular. A su mamá que estaba en el lugar se le fueron encima pero esta tiró su móvil por sobre la pared. Sólo perdieron el móvil, más sobre la niña pendió un ataque de nervios y sobre ambas la muerte, por que cuando esos tigueres salen a las calles van dispuestos a matar.

Así mismo, la próxima víctima fue por la zona del Rok and York ubicado en la Calle 7, quien a punto de pistola le arrebataron su pasola.

En la tarde de ayer una banquera en la zona de Hato Nuevo dejó una sustituta por un día, el caso fue que dos tipos con pasamontañas y en motocicletas llegaron, encañonaron a la sustituta, le quitaron casi 5 mil pesos y un móvil de alta gama, quedando esta aturdido por el miedo y los nervios.

Me informa el profesor Leandro Canario, que el 21 de enero al caer la tarde, al llegar a la residencia su esposa Cesarina Martínez, fue sorprendida con un disparo al aire de dos tipejos que se le fueron encima y le quitaron su pasola.

Y esto sigue como si nada.

Creo que se puede hacer mucho con poco dinero desde la alcandía o el gobierno central, para contener esta hemorragia de robos y pánico. 

Hay una experiencia de una alcaldía en la República del Perú, en donde la la autoridad municipal implementa un sistema de alerta consistente en cámaras y altoparlantes en cada cuadra. Es una experiencia interesante, cuando el delincuente se lanza al ataque, desde la alcaldía lo observan y por las bocinas del altoparlante se le advierte que no se mueva y en fracciones de minutos es rodeado y apresado por los cuerpos de seguridad.

Creo que en Tamayo esa experiencia se puede aplicar con poca inversión de dinero. Y, digo más, les propongo establecer 5 centros de monitoreos fotográfica y de videos en combinación con la Policía Nacional e integrando a la comunidad organizada a la batalla total contra los desmanes y la delincuencia.

Yo tengo un Plan, y estoy dispuesto a compartirlo con las alcaldías de los municipios de esta provincia.