El Faro del Sur

BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

OPINIÓN: El PRM no pega una

0 comments
Por William Santiago

A otro perro con ese hueso.

Realmente que el PRM no pega una, esa organización política de una forma descarada y fuera de contexto, ha deseado explicar para justificarse ante su militancia, decir que su alianza con el sector más conservador y neoliberal que hoy encabeza Leonel Fernández se justifica, dado que en un momento determinado, como fue el acuerdo de Santiago en el 1974, entre el Dr. José Francisco Peña Gómez, Elías Wessin y el MPD, y que los mismos se llevaron a cabo en iguales términos, lo cual es totalmente falso, justifican tan gran absurdo, sin explicar ambos escenarios con la seriedad requerida.

Dichos acuerdos se llevaron a cabo, como una forma clara de enfrentar los intentos reeleccionistas de Joaquín Balaguer, y sobre todo, frenar a cualquier costo aquel criminal Estado-Represivo de la época. Y total, el mismo no fue exitoso, dado la situación de provocación que se da a lo interno de todas las organizaciones que pactaron dicho acuerdo; fue un pacto de ‘’Macos y Cacata’’, cuyo resultado, no fue el esperado.

No fue hasta el 1978, que hubo que esperar para derrotar y sacar del poder a Balaguer y sobre todo bajo otras condiciones, ese acuerdo, más que beneficiar a unos, trajo como consecuencia la debacle de otros.

Tal justificación carece de los más elementales soportes sociológicos entre una época y la otra, dado que ambas situaciones son diametralmente opuesta por el grado y clima de efervescencia política, institucional, social y cultural.

Hubiese sido mejor que ante tal situación optaran por quedarse callado y no provocar tan gran absurdo... Es claro que las condiciones en materia de represión policiaco-militar y sumado al total deterioro y la falta de las garantías democráticas de aquella época, tal excusa tira por la borda esa asquerosa justificación de querer igualar ambos escenarios.

Aquél acuerdo, tenía como base de sustentación un programa político, social, democrático, e institucional que apuntaba abrir las puertas a todas las garantías democráticas, totalmente coartada por el presidente Joaquín Balaguer, cuyo aparato político- militar no garantizaba el libre acceso a las libertades públicas.

Son dos (2) escenario distinto... La del 1974, se sustentaba en programa; la actual, se sustenta en la simpleza de sacar del Gobierno al PLD, pero sin definir objetivos... Sacar al PLD por el simple hecho de sacarlo y ya.

Esa línea que a bajado el PRM a sus dirigentes a nivel Nacional, para que puedan justificar dichos acuerdos, no se inscribe dentro del marco de la verdad, la misma carece de todos los elementos que puedan soportar tan débil argumento.

Son escenarios y época muy distintos.

¡He dicho caso cerrado!