El Faro del Sur

OPINIÓN: ¿por qué la gente buena puede sufrir y ser infeliz?

0 comments
Por Dr. Octavio Féliz Vidal
Terapeuta Familiar y Sexual

Dios es muy importante en nuestra felicidad, para mí lo es y ha sido mi apoyo en momentos difíciles. Sin embargo, a pesar de que tengamos a Dios, nuestro creador permite que cosechemos las consecuencias de nuestros actos y como nos relacionamos, lo cual puede ser fuente de dolor y de infelicidad. 

El padre del hijo pródigo le entregó el dinero que su hijo reclamaba, pero al despilfarrar lo que le habían dado sufrió desprecio, hambre y vergüenza.

Jacob con doce hijos tuvo un trato muy especial con José. Esa predilección molestó a sus hermanos que planearon matarlo y luego decidieron mejor venderlo como esclavo. Le comunicaron a Jacob que había muerto. Cuánto dolor vivió ese padre a quien le hicieron creer que su amado hijo, hijo de su amada esposa Raquel había muerto.

Nuestra manera sobreprotectora e irresponsable de criar trae consecuencias que pueden darnos infelicidad o tener que cubrir las faltas de nuestros hijos.
 
Eli era el sacerdote del pueblo de Israel antes de Samuel. Él tenía hijos que no disciplinaba ni corregía. Abusaban de su condición de ser hijos de un sacerdote. Cometían abusos sexuales y abusos contra la gente y desobedecían los mandatos de Dios en el templo. Nuestras acciones y cómo nos relacionamos pueden causarnos dolor en las relaciones. Podemos cosechar dolor emocional y mucha infelicidad y tal vez pasar nuestra vida adulta y vejez cubriendo faltas, pagando deudas y sacando a un hijo de la cárcel. 

Nuestras creencias religiosas no impiden que podamos cometer esos errores, por eso creo que la Biblia nos deja esos ejemplos para que cuidemos como nos relacionamos y sepamos que nuestras acciones tendrán consecuencias.

David y Salomón disfrutaron como reyes del amor de muchas mujeres. David vivió, por su debilidad con Betzabé, serios problemas como rey. Tener hijos con tantas mujeres diferentes creó celos, contiendas y luchas de poder entre las madres de sus diferentes hijos. Hubo conflictos y abuso sexual con una hija de David provocado por un hermano. Otro hermano realizó la venganza. Tener hijos con diferentes mujeres trajo dolor y luto a David.

Salomón superó a su padre en el número de mujeres. Su inteligencia y curiosidad lo llevaron a la idolatría. Sus mujeres, traídas de diferentes lugares del mundo, traían a sus dioses con ellas y se les creaban altares a esos dioses en el pueblo de Israel. Salomón complació las exigencias religiosas de sus mujeres y se apartó de los preceptos de Dios.

Si no cuidamos nuestros actos y cómo nos relacionamos con los demás Dios permite que suframos las consecuencias de nuestras acciones que es la vía para aprender y arrepentirnos de nuestros malos hábitos y accionar.

Consultas 809-862-4882.