BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

De Pierre Ruquoi a César Cedeño: ¿Quién debe mediar entre el CAC y los cañeros del Sur?

0 comments
Por Germán Reyes

Santo Domingo.- El sacerdote belga Pierre Ruquoi, conocido como el padre Pedro, quien estableciera su parroquia en el entonces Batey Cinco del Ingenio Barahona, siempre tuvo claro su rol respecto a su intransigente defensa de los trabajadores de la zona agrícola de la mayor empresa de la zona.

“No. Jamás”, respondió el cura ante una solicitud de los ejecutivos de la empresa azucarera que le solicitaron mediar ante sus propósitos de desalojar a pequeños cosecheros de terrenos que reclamaban como suyos en la comunidad de Los Robles.

El encuentro que convocan los cañeros para Tamayo y el haber realizado una marcha al Palacio Nacional para entregar un documento dirigido al presidente Luis Abinader parecen indicar que prefieren otro u otros caminos distintos al encuentro que solicitó el director del CEA, César Cedeño

Y sus razones eran obvias: “Soy parte interesada, estoy parcializado en favor de los pequeños productores agrícolas”, argumentó entonces.

¿Es imparcial César Cedeño?

Los cañeros, agraviados con la destrucción de sus pequeñas cultivos y  sembrados en terrenos que ahora también reclama el Consorcio Azucarero Central (CAC), la empresa arrendataria del Ingenio Barahona, fueron convocados a una reunión en las oficinas del Consejo Estatal del Azúcar (CEA) por su director, César Cedeño.

Cedeño se ofreció como mediador supuestamente enviado para tales fines por el presidente Luis Abinader.

Sin embargo, de acuerdo con datos que manejan los dirigentes con los cuales se reunió el director del CEA el pasado viernes en la sede de la parroquia de la zona cañera, ubicada en El Cinco, la cual integran 15 comunidades, el funcionario salió de ese lugar al restaurante Brisas del Sur, en Barahona, donde departió de manera amena con los ejecutivos del CAC.

Asimismo, la cofradía del mediodía se extendió hasta el hotel Casa Bonita, ubicado en la costa de la ciudad sureña, donde también compartió con los empresarios guatemaltecos, según confesaron algunos de los cañeros que habrían recaudado testimonios.

En uno y otro lugar, igual que en El Cinco, Cedeño estuvo acompañado de Danilo del Rosario, el delfín del gobierno en la aplicación de la política de extensión del área de siembra de caña de parte del CAC.

Del Rosario, director del Instituto Agrario Dominicano (IAD), igual que Cedeño localizó muchos “peros” en contra de los cañeros que expusieron en el encuentro de El Cinco, y “se hizo el ciego” ante los atropellos de la empresa extranjera y los militares a su servicio.

En cambio, participa como actor directo de las amenazas y todo tipo de presiones contra los agricultores para que cedan al CAC sus parcelas en arrendamiento para la siembra de caña. La semana pasada, según declaró, hizo que tres proyectos agrarios firmaron un acuerdo en sus oficinas, además de los de los de Angostura y otros en El Aguacatico.