BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

El CAC “se gana” al IAD y al CEA para enfrentar al PRM y a la Iglesia Católica en el Sur

0 comments

Por Germán Reyes

Santo Domingo.- El Consorcio Azucarero Central (CAC), apoyado por una fuerza militar dirigida por un general de brigada y los directores del Consejo Estatal del Azúcar (CEA) y del Instituto Agrario Dominicano (IAD), se lanzó a la destrucción de plantaciones y sembrados agrícolas de pequeños propietarios para reclamar las tierras y dedicarlas al cultivo de la caña.

Es que la prepotencia con que actúa el CAC en la zona cañera y la arrogancia con la que algunos funcionarios del CEA y el IAD han tratado a los agricultores en defensa del consorcio, ha radicalizado la posición de las organizaciones que interactúan y representan a la comunidad.

Han sido tan sensibles las acciones de esa empresa extranjera que han provocado, incluso, que los dirigentes de esas organizaciones realizaran una rueda de prensa frente al Palacio Nacional, donde dijeron que “no puede haber impunidad y que, por tanto, Cesar Cedeño (director del Consejo Estatal del Azúcar, CEA) debe ser destituido y que todos los involucrados en las agresiones y destrucciones de cultivos deben ser castigados judicialmente”.

Para esa acometida de la empresa de capital guatemalteco, según  Cedeño, se procede con el apoyo del presidente Luis Abinader.

Un frente contra el CAC

No obstante, como resultante de esas agresiones contra los pequeños productores agrícolas el CAC se ha granjeado un poderoso frente de batalla, al tener del otro lado ya no solo a los pequeños productores, sino también contra la Iglesia Católica y el oficialista Partido Revolucionario Moderno (PRM).

Y, como si todo eso fuera poco, también ha debido enfrentarse a los dirigentes del opositor Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

La semana pasada (del día 7 de marzo, 2021 al día 13) el obispo de la Diócesis de Barahona, monseñor Andrés Napoleón Romero Cárdenas, encabezó una misa en el mismo lugar donde la empresa de capital guatemalteco destruyó la madrugada del día 11 un espacio de esparcimiento  comunitario y un centro de diversión, ambos erigidos a intención de la Dirección Distrital de El Palmar.

Asimismo, el obispo Romero Cárdenas se hizo representar por tres sacerdotes, dos de los cuales los envió desde el Obispado, además del párroco de El Cinco, al encuentro entre los comunitarios y los directores del CEA y del IAD, Danilo del Rosario.

Los mensajes de los emisarios y del propio obispo no han dejado lugar para las dudas respecto a su vertical apoyo a los cañeros y residentes de las 15 comunidades que integran la parroquia que fundó el aguerrido sacerdote Pierre Ruquoi, “el siempre presente” padre Pedro.

Melania Salvador a la cabeza

La senadora Melania Salvador, representante del PRM en su provincia Bahoruco, no esconde sus preocupaciones por los efectos en su zona de las acciones que ha emprendido el CAC.

“Nosotros no podemos permitir que siga esa situación que afecta tanto a nuestra militancia”, dijo la legisladora que, junta con el ex alcalde de Neiba, Eliferbo Herasme, convocó a Cedeño para el encuentro del pasado viernes en procura de una salida a ese conflicto.

Ni haitianizar ni arrabalizar

El senador Dionys Sánchez (FP-Pedernales) dijo que en el gobierno pasado se intentó la siembra de caña en los terrenos de la antigua algodonera, “a lo cual nos opusimos”.

“Nosotros no queremos haitianizar ni arrabalizar esa zona” con la siembra de caña, dijo Sánchez.

Sugirió al presidente Luis Abinader que llame a la dirigencia del PRM en Pedernales, Oviedo y demás comunidades de Pedernales, para que se percate de que hay una decisión: “allá no se va a sembrar caña”.

Sánchez dijo que la siembra de caña alejaría el desarrollo turístico de Pedernales al que se ha comprometido el presidente Abinader. “Queremos que el presidente investigue, porque pueden intentar, pero no se va a sembrar caña en esa zona”, sentenció el legislador electo en la boleta del PLD.

Tiene que alinearse

De su lado, el senador José del Castillo (PLD-Barahona), declaró en el hemiciclo que ha recibido presiones de representantes de las comunidades de la provincia sureña que le reclaman declararse en contra de las iniciativas del CAC.

Del Castillo reconoció los aportes de la empresa extranjera con sus cerca de 4,000 empleos directos, pese a lo cual “tiene que estar alineada con los mejores intereses de los habitantes de la región”.

A su entender, el CAC tiene que desarrollar sus actividades con responsabilidad social.

“Si en Oviedo no quieren caña, en Enriquillo tampoco, en Paraíso tampoco”, dictaminó para referirse a las retenciones de la firma guatemalteca de sembrar caña en las tierras de la antigua algodonera y donde se han sembrado sorgo y banano y otros rubros.

La promesa a cumplir

Refirió que los ejecutivos del CAC le prometieron que en las zonas de Pedernales y Barahona, en las tierras de la antigua algodonera, se ha desestimado el cultivo de caña.

“Y yo, como dijo Antonio Marte (senador PRM-Santiago Rodríguez), si me lo dijeron hay que cumplirme”.