BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Cruz Jiminián denuncia hijo de paciente de Covid amenazó con matar a todos en su clínica por falta de cama

0 comments
SANTO DOMINGO: El reconocido medico Antonio Cruz Jiminián aseguró que tanto el, como el personal de su clínica recibieron amenazas de muerte de parte del hijo de una paciente con síntomas de coronavirus, que enfureció al no encontrar camas en su clínica.

“Si no me atienden a mi madre aquí ahora, los voy a matar a toditos, aun­que yo también tenga que matarme”, fue la amena­za que, de acuerdo a Cruz Jiminián hizo el joven, a lo que él respondió “mira, empieza a ma­tar ahora, porque no hay una sola cama aquí”.

El galeno explicó que el joven fue preso de la desesperación que le pro­dujo el hecho de haber vi­sitado numerosos centros de salud de la capital con su madre y ser rebotado en cada uno, por la falta de espacio y equipos.

Explicó que, en ese mo­mento, todos los equipos de oxígeno estaban conec­tados a pacientes y tanto la emergencia, como el área de internamiento Covid estaban abarrotadas.

“Él me dijo, coño, si no me atienden a mi madre aquí, los voy a matar a toditos aunque yo también tenga que matarme y yo le con­testé pues mira, empieza a matar ahora, porque no hay camas vacías y él se aguantó”, contó Jiminián.

Dijo que entendió la acti­tud del paciente, porque se trataba de que su ma­dre se estaba muriendo por falta de oxígeno. “Yo lo entendí, era su madre que se le asfixiaba y no recibía asistencia”.

Comen­tó que hay que ponerse en el lugar de ese hombre que tenía a su madre en un vehí­culo ahogándose y nadie le daba ni siquiera esperanza de que pudieran ingresarla a cuidados intensivos.

“Cuando le hablé al joven con esa autoridad, él se cal­mó y entonces a través de la plataforma el CLUE del Mi­nisterio de Salud, buscamos y encontramos espacio en un hospital para su madre”, explicó.

Manifestó que, cuando se pre­sentó el caso en el centro asistencial había más de 40 pacientes desesperados, es­perando asistencia para ser internados, pero la clínica carecía de capacidad.

Dijo que los días más difíci­les en la clínica han sido lu­nes y martes, pues la gente ha llegado en estado crítico en sillas y se sientan en los parqueos a la espera de ser atendidos.

“Es una situación difícil que estamos pasando los médi­cos que trabajamos con esta terrible enfermedad”, mani­festó.

Consideró que no hay pala­bras para describir la situa­ción que se vive cada día en la clínica que dirige, adon­de llega más de un centenar de pacientes afectados por coronavirus buscando ser atendidos, pero dijo que es­tán llenos en toda su capa­cidad.

“La gente llega por dece­na en sillas, se quedan en las marquesinas a espera de que se vacíe un espacio para ser ingresado. Ayer y hoy fueron dos días difí­ciles, pues la demanda de asistencia se ha incremen­tado”, dijo.

En ese sentido, llamó la atención a la población en general, porque la enferme­dad ahora está atacando a los jóvenes.

“Si un joven ha fumado ho­okah y le da el coronavirus es una muerte inminente y que tipo de muerte morir por falta de oxígeno”, mani­festó.