BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

El señor Valdez y Meltón Pineda conciliaron sus diferencias en la Fiscalía

0 comments
Por Praede Olivero Féliz

El señor Manuel Antonio Valdez Peña, apoderado de la familia Lama Jaar, propietarios de los terrenos que colindan con el hotel Guarocuya y el señor Melton Pineda, conciliaron sus diferencias en la Fiscalía de Barahona.

El señor Valdez Peña se presentó a los terrenos propiedad de Jacobo Lama Jaar, Víctor Lama Jaar, Rodolfo Lama Jaar, Gladys Lama Jaar, (f), impidiendo que se colocara un letrero de se vende, lo que se interpretó como una violación de propiedad y al calor de la discusión se dijeron palabras que el señor Valdez interpretó como amenazas, poniendo una denuncia formal en la Fiscalía por esos dos motivos.

En la vista de conciliación todo fue aclarado, sobre las amenazas hay una mala interpretación y sobre la propiedad, nadie le disputa el derecho a los Lama, que presentaron sus títulos, planos y certificaciones de estado jurídico se los dos solares, expedidas recientemente por el Registro de Títulos de Barahona. 

Tras la conciliación nos trasladamos a los solares y colocamos el letrero de se vende, pero como el diablo siempre anda suelto, se presentaron los del Ayuntamiento de Barahona, dicen que entre ellos el Alcalde Lic. Mictor Fernández, reclamando que le presenten el título, como que él o el Ayuntamiento tienen algún derecho registrado ahí.

Informó que ni el hotel Guarocuya, ni el Estado tiene derecho registrado en ese lugar, que el hotel se construyó en una parcela propiedad de Casa Mota C. Por A, que el hotel lo hizo Trujillo a la fuerza, abusando, como siempre lo hizo, pero nunca adquirió derecho sobre la propiedad y tras volver la democracia con el tiranicidio, el Estado entregó hasta el hotel a los Mota hasta que Balaguer lo retomó para ponerlo en manos de los reformistas. 

Habló como abogado de los Mota que fui, abogado de los Lama que soy y como amigo de Melton, lo que me permitió ayudar a la solución amigable a la que llegamos, sellada con un apretón de manos de Manuel Antonio Valdez Peña y Melton Pineda.