BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Dificultades aparentes en el aprendizaje.

0 comments
Por Still Pérez

En el año 2008, cuando con más pasión he estudiado el Derecho, cursando el grado de esta carrera en UCATEBA, aproveché uno de los tantos coloquios con mi amigo, el doctor Carlos Julio Féliz Vidal, en momentos que me daba una "bola" a mi casa, luego de jugar unas partidas de ajedrez, en el hogar del también amigo y ajedrecista, su hermano, el doctor Octavio Féliz Vidal. 

Le pregunté algo muy simple: ¿Qué debe hacer un estudiante para comprender el conocimiento jurídico? Su respuesta también fue simple: no dejar conocimientos estancos.

En otras ocasiones le escuché decir, que el conocimiento hay que sistematizarlo, que el derecho es una ciudad, no un barrio, que se deben comprender las líneas maestras o principios jurídicos, etc. Todas estas ideas implican el criterio que me había enseñado: no dejar conocimientos estancos.

La idea que se transmite, hoy la tengo más clara, es que todo conocimiento está implicado en un contexto más amplio, de ahí que los textos introductorios aborden los temas más generales y abstractos de la carrera, para ir descendiendo a aspectos más específicos y concretos. Se requiere que el estudiante, de inicio, tenga una visión de conjunto de la materia objeto de estudio.

Muchos estudiantes (yo me incluyo) afrontan dificultades para comprender determinada  área del saber, cuya incomprensión parece prolongarse en el tiempo, hasta hacernos creer que somos incapaces de conocer los temas propios de la carrera que se trate.

Entiendo que parte de la culpa la tiene el sistema, que aborda el proceso de aprendizaje "a toda prisa", como un carro sin freno, lo que implica que no podamos enlazar los aspectos temáticos específicos con sus contextos más amplios.

Como conclusión, a mi modo de ver, en la generalidad de los casos no existen tales dificultades de aprendizaje, lo que hace falta es aquilatar el tiempo, y tener docentes con la paciencia y amor, que puedan observar las falencias de sus estudiantes, pero también dicentes preocupados por aprender de verdad, para verse como profesionales llamados a ser excelentes y a servir con dignidad a sus clientes y su país.